La aparición y reproducción de plagas se debe a varios factores. En los ecosistemas libres existe una infinidad de insectos y microorganismos. Sin embargo, rara vez se convierten en plagas, ya que la diversidad de especies y depredadores que conviven ayudan a regular constantemente la proliferación de cualquier especie. Lo malo es que estos insectos pueden convertirse en plaga si hay un desequilibrio, muchas veces causado por malas prácticas.

Plagas

Quizás también te pueda interesar: Descubre algunos tipos de trampas para insectos

Causas más comunes de la aparición de plagas en el jardín

Destrucción de la vida microbiana en el suelo: el abuso de plaguicidas puede provocar la descomposición de la materia orgánica, la cual ayuda a generar humus, siendo ideal para las plantas.

Suelo contaminado y pobre: la salud de las plantas está ligada con la vida del suelo. Así que es preciso tener en cuenta que un suelo pobre, con exceso de fertilizantes, residuos de herbicidas, fungicidas o insecticidas van a minimizar la capacidad para producir plantas vigorosas y resistentes.

Desaparición de flora: una pérdida abrupta de floración es señal de plaga. Incluso sirve de refugio para ciertos insectos controladores o depredadores.

Uso masivo de abonos: si bien es cierto los abonos ayudan a tener plantas hermosas, el exceso de ellos pueden debilitar la defensa inmunitaria, lo que se traduce en plantas vulnerables al ataque de insectos y hongos. Incluso los parásitos sobrevivientes a un tratamiento fitosanitario pueden transmitir resistencia a su descendencia.

Plagas jardín

Inactividad de las micorrizas. Las micorrizas son hongos que viven en simbiosis con las raíces de las plantas, las cuales se encargan de hacer accesible los minerales del suelo. Si embargo, cuando existe el uso de fungicidas puede inhibir dicha actividad.

Eliminación progresiva de la fauna: existen animales que ayudan a mantener un equilibrio en el jardín como ciertas aves, pero con la utilización de insecticidas químicos puede acabar con la fauna.

Exceso de humedad: es de los casos más frecuentes y, esto se debe, al riego abundante (en ocasiones al mal drenaje con el que cuentan las plantas). Lo que a su vez genera la presencia de hongos y plagas.

Elección de variedades no adaptadas a un terreno o lugar.

Como verás el mal manejo de las prácticas de jardinería puede repercutir de manera significativa en la productividad y, con ello, la presencia de la plaga que en ciertos casos puede ser devastadora. Sin embargo, hay que recordar que unos cuantos insectos en el jardín no constituyen una plaga, más bien el objetivo es regular las poblaciones y no erradicarlas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta