Existen más de 200 variedades de palomas. Cada variedad se diferencia con respecto al color de su plumaje. Pero sin importar la raza, lo cierto es que esta bella ave ha sido una mascota desde la época de los reyes.

Cuidados palomas

Quizás también te pueda interesar: Todo lo que debes saber sobre el cuidado de los reptiles como mascotas

Así que si estas pensando en adquirir una paloma, es preciso brindarle la atención necesaria para que puedas cuidarla correctamente.

Cuidados de las palomas

Es necesario que tenga una jaula de dimensiones significativas para que cuente con el espacio suficiente para poder estirar sus alas. Además, la jaula debe limpiarse con regularidad. El vinagre es ideal para destruir los gérmenes de las bacterias, hongos y moho.

Además, es preciso mantener la jaula lejos de perros y gatos, así como otros animales domésticos. Las palomas prefieren que los lados de la jaula estén cubiertos. El colocar la jaula cerca de la pared puede ser una opción excelente, o bien, emplear un paño para poder cubrir parte de la jaula. Teniendo en cuenta que debe contar con una buena ventilación.

Es importante que las palomas hagan ejercicios regulares al menos durante 2 horas diarias.

Colocar dentro de la jaula una plataforma para que la paloma pueda posarse.

Palomas

Cuando la paloma ha alcanzado los 5 o 6 meses, ya está sexualmente madura. Por ello es muy probable que las aves prefieran construir su propio nido por hábito instintivo. Por lo que una opción es proporcionarle un cubo forrado con una toalla para ayudarle a facilitar ese nicho.

En cuanto a su alimentación se debe poner mucha atención, ya que las palomas se contaminan comiendo sus propias heces, lo que puede generar enfermedades. Básicamente comen granos y su dieta debe incluir nutrientes en una buena proporción. El alimento ideal es aquel que incluye un 15% de proteínas. Dentro de los alimentos más comunes está el mijo, cebada, guisantes, trigo, maíz, avena, semillas de lino, arroz y semillas sésamo. También se puede incluir vegetales verdes, col rizada, maní sin sal, zanahoria y espinacas.

El agua fresca todos los días es primordial. Una vez por semana se les puede dar sidra de manzana, seguido de agua fresca y luego probióticos. Incluso un diente ajo empapado en agua puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.

Los elementos nutritivos como las vitaminas y minerales son esenciales para estas aves.

Para la época de muda se pueden tratar con aceite de germen de trigo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta