Si quieres tener un jardín colorido y repleto de fragancia, aquí te dejaré 3 plantas que florecen en primavera. ¡Son preciosas y fáciles de cultivar!

Quizás también te pueda interesar: Parodia magnifica, cactus que deslumbra con sus majestuosas flores amarillas

Contenido del artículo

Marimoña

La marimoña, también conocido como ranúnculos asiaticus, es una planta perenne, pubescente, con raíces tuberosas, de origen sudafricano, que puede llegar a medir 50 cm de altura.

Sus hojas son partidas y con los segmentos dentados, mientras que sus flores son simples, semidobles o dobles, de 4-6 cm de diámetro, solitarias o agrupadas. Aparecen en la primavera.

Prefiere un suelo fértil, suelto y profundo; sustrato con tierra negra, arena y resaca de río, así como también una luminosidad plena, con luz solar directa. Tolera las heladas intensas.

Riega modera y abundantemente en invierno, cada 2-3 días, durante la floración. Abona con 200 a 300 gramos de harina de huesos en la plantación. Propaga por raíces tuberosas en el otoño. Levanta las raíces al finalizar la floración.

Jazmín del cielo

El jazmín del cielo, también conocido como Plumbago capensis, es un arbusto apoyante, siempre verde, muy ramificado y de ramas frágiles, de origen sudafricano.

Sus hojas son simples, lanceoladas y pueden llegar a medir de 3 a 6 cm de largo, mientras que sus flores son celestes de 3 cm de largo dispuestas en racimos terminales; sin aroma. Aparecen desde la primavera a fines del otoño.

Prefiere un suelo fértil y profundo; sustrato de resaca de río y tierra negra en partes iguales, así como también una situación a pleno sol, preferentemente de mañana. El follaje sufre daños con 0° C.

Riega cada 3-4 días en verano, 3 veces por semana en invierno. Abona con 20 a 30 gramos de harina de huesos y 5-8 gramos de fertilizante granulado por planta. Propaga por estacas en otoño o primavera.

Amarilis

La Amarilis también conocida como Hippeastrum vittatum, es una planta provista de un bulbo de 5-8 centímetros de diámetro, de origen peruano. Se cultivan los híbridos originados en esta especie, de origen peruano.

Sus hojas son erguidas, 50-60 centímetros de largo por 2,5-5 centímetros de ancho, verde intenso, mientras que sus flores están dispuestas sobre el eje floral erguido y robusto; color variable. Preferentemente blanco, rojo, rosado, estriado, con 8-12 centímetros de largo. Aparecen en primavera.

Prefiere un compuesto por turba, resaca de río y tierra negra en partes iguales, así como también una luminosidad plena, con luz solar directa durante la mañana. Es sensible a las heladas.

Riega una vez por semana. Abona con 10-20 gramos de harina de huesos por planta en primavera. Propaga por bulbo plantado en el otoño y protege de las heladas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí