Abonos

El suelo, como reserva de elementos nutritivos, debe poseer ciertas propiedades para satisfacer todas las necesidades de las plantas durante el período de vegetación.

En lo que refiere a las cualidades físicas, hay que vigilar el desarrollo de las raíces, pues condiciona la facultad de absorción de las plantas. En cuanto a las propiedades químicas, la naturaleza del suelo debe permitir la utilización máxima de los elementos nutritivos.

143-1

El jardinero que se hace cargo del cuidado de un espacio, debe procurar encontrar el término medio entre los mínimos, cuando la planta padece carencias y los excesos nocivos a partir de cierto límite.

El cultivo de diferentes vegetales en nuestro suelo, provoca el empobrecimiento de éste en elementos nutritivos. Se tiene que compensar de alguna manera. El suelo nos indica que elementos se encuentran en cantidades suficientes y cuales no.

Tomando en cuenta esto es que podemos reforzar nuestro suelo con la utilización de abonos orgánicos o minerales.

Abonos Orgánicos

Mejoran la estructura del suelo y lo estabilizan. Tienen un papel regulador en cuanto a la humedad del suelo y aumentan su valor nutritivo.
Se distinguen los abonos orgánicos de origen animal y los orgánicos de origen vegetal.
Los primeros son más adecuados para modificar las propiedades químicas del suelo, mientras que los segundos cambian sobre todo sus propiedades físicas..

En la mayoría de los casos, los abonos orgánicos deben ser tratados antes de aplicarse directamente en el suelo, siendo de esta forma más provechosos para las plantas. De no tratarlos anteriormente, perdemos en el proceso ricas cantidades de nitrógeno ya que la profundidad a la que debe ser colocado el abono, depende de la naturaleza del suelo y no ser colocado simplemente por encima de la tierra.

Los Abonos Verdes

Este sistema de fertilización es particularmente adecuado cuando se crea el jardín. Aparte de que enriquece el suelo en humus, contribuye también a mejorar su estructura y a frenar el desarrollo de las malas hierbas.
Las plantas papilionáceas (leguminosas) son las que mejor se presentan para la elaboración de estos abonos verdes, pues enriquecen el suelo en nitrógeno, además de drenarlo gracias a la profundidad de sus raíces.

El Compost

Cualquier casa debería tener un montón de compost, pues este sustituye con ventaja al estiércol de granja y a la turba. Un compost rico, da al suelo el humus y los nutrientes necesarios, así como los microorganismos indispensables.
Para fabricar el compost, se recuperan residuos orgánicos y vegetales que se amontonan y se deja descomponer con tierra buena (en una proporción de 5 a 1 aprox.). El compost debe removerse al menos una vez al año, para garantizar la buena ventilación y la mezcla de sus elementos. Removiéndolo se acelera el proceso de maduración.

3989-1

Abonos minerales

Se fabrican industrialmente y por esta razón también se les llama abonos químicos. A diferencia de los orgánicos se distinguen generalmente por una alta concentración de elementos nutritivos.

Finalizando, Ud. podrá encontrar abonos específicos destinados a ciertos cultivos y que, para una planta determinada, contienen los principales elementos nutritivos y oligoelementos asociados a una producción óptima.

405

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí