La mosca blanca es una de las plagas más frecuentes en la jardinería. Debido al calor y la humedad este insecto tiene el medio adecuado para parasitar un gran número de plantas. Así que si comienzas a observar manchas amarillas, deformaciones, maleza en las hojas, esto quiere decir que tienes un nuevo huésped invadiendo ese espacio verde.

Mosca blanca

Quizás también te puede interesar: Causas por la que existen plagas en el jardín

Qué es la mosca blanca

La mosca blanca aunque parece una mosca como tal, no lo es en realidad. Más bien es una chinche de la orden de los hemípteros. El color de este insecto es amarillo, pero da el aspecto de blanco gracias a una cera protectora de sus alas.

Esta chinche de 2 mm se alimenta de la savia, utilizando el aparato bucal picador y chupador para poder succionar los azúcares en las zonas más fáciles de la planta. Por lo regular se ubica debajo de la hoja de la misma.

Una forma de comprobar de su existencia es agitando las hojas, ya que enseguida van a volar por los alrededores. Existen muchas especies y en su mayoría polífagas (capacidad de alimentarse con más de una planta).

Cómo eliminar la mosca blanca

Mosca blanca plaga

Hay varias formas de eliminar la mosca blanca. La primera que se debe colocar trampas cromáticas, ya sea compradas o hechas. Para ello es necesario usar cartulinas amarillas con material adhesivo. Después colgarlas cerca de las plantas afectadas, ya que las moscas blancas adultas serán atraídas por el color y quedarán atrapadas ahí.

Otro método es con jabón potásico o aceite de Neem, los cuales van a ayudar a exterminar las larvas existentes. Son productos ecológicos que no van a dañar el medio ambiente, aunque el aceite Neem tiene efecto de permanencia, así que al incorporarlo al agua de riego puede ayudar a prevenir la plaga.

Ahora bien, si la plaga se encuentra dentro de un invernadero, puedes emplear insectos benéficos que van a depredar a la mosca blanca. La Encarsia Formosa se comercializa para este fin. Es una avispa parasitoide de la mosca blanca, siendo útil para el control biológico. Inocula los huevos en las ninfas y al eclosionar las larvas se alimentan de ellas. Por lo que una sola avispa puede poner entre 50 y 100 huevos.

Como verás hay solución para poder acabar con las moscas blancas de una manera segura. Así que opta por la mejor elección y dale vida al jardín de una manera saludable.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta