Acer negundo también conocido como Bordo, Arce americano, Arce de hojas de fresno, Acezintle, Negundo o Arce negundo. Acer significa picante, punzante y afilado, por la forma de sus hojas. Mientras que negundo viene del nombre en sancrito de un arbusto Vitex negundo. Pertenece a la familia Aceraceae, siendo originario de Estados Unidos (centro y este).

Acer negundo árbol

Quizás también te pueda interesar: Conoce algunos árboles para dar sombra

Características del Acer negundo

Árbol caducifolio de rápido desarrollo, de una altura de los 12 a los 15 m con un diámetro de entre 6 a 8 m, de forma redondeada, la copa es densamente ramificada. Las hojas son compuestas de 3 a 5 folíolos oblongos, dentados brillantes en el haz y mate en el envés. Las flores femeninas largamente pediceladas, el cáliz con 4 sépalos soldados en la base y el gineceo bicarpelar. Las flores masculinas largamente pediceladas, el cáliz con 4 sépalos soldados en la base y el androceo de 4 estambres. Los frutos aparecen agrupados en inflorescencias de tipo sámaras aladas con 2 semillas en su interior que quedan en el árbol tras su caída de la hoja.

Cuidados de Acer negundo

Acer negundo

El Acer negundo es un árbol que se utiliza aislado, en grupo, o bien, en alienación de paseos, siendo muy ornamental. Además, es ideal como árbol de sombra.

Puede estar en cualquier tipo de terreno, desde los secos hasta los más húmedos, aunque crece mejor si tiene un buen drenaje y el suelo es rico en nutrientes. Es una especie muy resistente a la sequedad, tolera el frío y la contaminación urbana.

El abono suele hacerse en la primavera con un fertilizante equilibrado.

La poda se hace cada 2 años en la primavera, con el fin de obtener brotes vigorosos y hojas de un tamaño considerable.

Se multiplica por medio de semillas, aunque es posible también por estacas. Las semillas suelen presentar cierto letargo interno, por lo que es preferible la estratificación antes de la siembra.

En cuanto al injerto se emplean patrones obtenidos de la semilla A. palmatum, A, rubrum y A. Platanoides.

Las lesiones que suelen ser leves no implican mayor problema. Sin embargo, cuando son cortes grandes la cicatrización es lenta por lo que pueden desarrollarse hongos que son capaces de destruir la madera a la vez que provocan la caries del tronco.

Otro problema a considerar son las ramas, ya que suelen quebrarse con facilidad por el viento o la nieve.

Imágenes cortesía de: Amoriau23, 11299883,

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta