Acer Rubrum también conocido como Arce rojo americano o Arce de Canadá es uno de los árboles más extendidos por el este de Norte América, de donde es originario. Pertenece a la familia de las Aceraceae.

Acer rubrum árbol

Quizás también te pueda interesar: Maclura pomifera, árbol cuyo fruto recuerda vagamente a una naranja

Características del Acer Rubrum

Se trata de un árbol de hoja caduca, de tamaño mediano que puede ser capaz de superar los 15 metros de altura. Presenta una corona redondeada de hojas de entre los 8 a los 12 cm, con 5 lóbulos palmeados. De un tono verde pálido en el anverso y blanquizco en el reverso, de una textura algodonosa que en el invierno se vuelve de color rojo intenso. En cuanto a la corteza es de color gris pálido, que se va oscureciendo y agrietando conforme se hace viejo. El tronco puede alcanzar entre los 50 y 80 cm de diámetro.

Las flores son pequeñas, de 5 pétalos de color rojo. Su mayor riqueza es su color, que pasa del verde, al amarillo y finalmente al púrpura oscuro. Florece durante la primavera. El fruto es una sámara, variable en color desde rojo a marrón hasta amarillo. Las sámaras tienen una longitud de entre 15 a 25 mm y termina en parejas en un ángulo de 50˚. Maduran a finales de mayo y principios de junio.

Cuidados del Acer Rubrum 

Acer rubrum

Es un árbol que se adapta a suelos ácidos como neutros, de preferencia los arcillosos y húmedos. En lo que respecta al riego, debe ser frecuente, evitando los encharcamientos. Así que debe tener un buen drenaje para que se desarrolle correctamente.

El Arce rojo americano soporta muy bien el frío, siendo capaz de tolerar heladas. La iluminación es clave para que este árbol pueda desarrollarse en óptimas condiciones. Por ello es preciso plantar esta especie en un sitio donde se pueda absorber la mayor cantidad de luz solar durante el día.

Al ser un árbol muy fuerte resiste distintas plagas y hongos. Se multiplica por medio de esquejes

Usos

La savia que se colecta es eficaz para producir un jarabe de arce o azúcar, pero menos dulce que el del Arce azucarero. Sin embargo, las hojas son extremadamente tóxicas.

Este árbol gracias a su espectacular tono rojizo se considera una especie muy cultivada para dar ese toque otoñal distinto y muy llamativo. Por lo que puede ser parte de un elemento ornamental de forma individual, o bien, en grupos, ya sea en jardines o parques.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta