El Aciano (Centaurea cyanus) también conocida como centaurea montana, azulejo, aldiza, lindita, azulete, baleo cabezudo, escobilla, ojeras, blauet, xerampions, ambreta, angelets, nabarrlosa, fidalguinhos, saudades o botoncillo. Pertenece a la familia de las Asteráceas y Compuestas. Es originaria de Asia y Europa y, crece de forma silvestre en zonas cercanas a campos de cultivo de cereales.

aciano-planta-medicinal

Puede llegar a medir el metro de altura y cuenta con unos tallos muy flexibles y finos. Las hojas inferiores son pecioladas y las flores son muy vistosas en azul, blanco, púrpura o rosado, siendo la época de floración a partir de mayo.

Propiedades medicinales del Aciano

Esta bella planta posee mucílagos, antocianinas, flavonoides, lactonas (centaurina y cumarinas), lo cual resulta muy positivo para el organismo. En la Edad Media la recomendaba Santa Hildegarda para los males de la vista. Actualmente el Aciano es una especie medicinal que se ha ido extinguiendo debido al ataque de herbicidas, pero se emplea para el mismo tratamiento.

Dentro de sus grandes beneficios resulta ideal para el tratamiento de las afecciones renales y urinarias. Además, sus propiedades medicinales se extienden brindando alivio a los procesos reumáticos y ayuda a calmar estados emocionales relacionados con la anorexia.

Al igual se emplea como tratamiento en afecciones de la piel como los eczemas y las ulceraciones. Así como en estética trata de manera excelente los músculos faciales y las arrugas.

Sus cualidades antisépticas al usarse de forma tópica en cataplasmas ayuda en casos como orzuelos, irritaciones, conjuntivitis e inflamación de los párpados.

Cómo usar el Aciano

aciano

Infusión: la infusión del Aciano se prepara a partir de una y media cucharada de la hierba incorporando 300ml de agua hirviendo. Dejando que se enfríe durante 15 minutos y consumiéndose tibia, media hora antes de las comidas principales. Este té es muy eficaz para tratar la diarrea y parásitos intestinales. Además, al combinarse con las flores de arándano puede convertirse en un diurético natural muy poderoso.

Mascarilla: la mascarilla facial se hace a parir de la mezcla de una cucharada de crema agria con 2 cucharadas de leche, una cucharada de miel y una yema de huevo. Colocar sobre el rostro y dejar durante 30 minutos. Esta máscara facial va a tener efectos regenerativos que le dará a la piel un aspecto terso y sedoso.

Cocina: los tallos jóvenes y las hojas tiernas sirven para preparar deliciosas ensaladas. Pueden remojarse en agua salada y después condimentarse con aceites, alcaparras y zumo de limón.

Imágenes cortesía de: pixabay, pixabay, pixabay,

No hay comentarios

Dejar una respuesta