El acodo aéreo te ofrece la posibilidad de cultivar una planta nueva, y desarrollar sus raíces ayudando a una parte del tallo, cercana a la zona superior de la planta ya establecida. De esta forma, se cultiva un nuevo espécimen y la planta madre se beneficia de la poda. Este es uno de los métodos más antiguos y más utilizados para el cultivo de nuevos ejemplares. Probablemente, se empezó a utilizar en China, hace más de 4000 años. Este método es ideal para las plantas leñosas.

Acodo aéreo

Quizás también te pueda interesar: Aumenta el número de tus plantas por medio de la propagación

Para hacer el acodo aéreo precisarás:

  • Turba de sphagnum
  • Una bandeja llena de arena
  • Hormonas de enraizamiento
  • Hilo fuerte
  • Una bolsa de plástico abierta por ambos lados
  • Cinta adhesiva a prueba de agua
  • Un cuchillo de jardinería
  • Un pincel
  • Una maceta de tamaño adecuado
  • Un sustrato para macetas
  • Tijeras de jardinería

¿Cómo hacer el acodo aéreo paso a paso?

Empieza con los preparativos el día antes de comenzar el procedimiento, dejando la turba de sphagnum sumergida en agua durante toda la noche. Al otro día, elige el tallo que vas utilizar, ya sea el principal o el lateral y cerca de la punta, a unos 15 cm más abajo, corta algunas hojas de tal manera que quede un trozo de tallo de unos 5 cm limpios para poder trabajar.

  1. Prepárate para hacer una muesca en la parte del tallo que ha quedado limpio, a unos 7 cm debajo de la parte superior del tallo; de esta es donde crecerán las raíces. Haz uso de un cuchillo afilado, realiza un corte oblicuo hacia arriba de 5 a 7 cm de largo, pero que no sea muy profundo. Posteriormente, hormonas y nutrientes empezarán a actuar en el área de la lengüeta.
  2. Cubre la herida con hormonas de enraizamiento y deja la lengüeta abierta.
  3. Es importante que la lengüeta permanezca abierta para que no se vuelva a unir en lugar de desarrollar raíces nuevas. Envuelve el corte con turba de sphagnum húmeda. Algunos expertos recomiendan usar una pequeña piedrecilla para mantener la separación, pero en realidad no es de gran ayuda y puede dañar el tallo ya debilitado por el corte.
  4. Realiza un cucurucho con la bolsa de plástico y colócalo dentro del musgo. Fija en la parte inferior, en los bordes; llénalo con el musgo y ata el extremo superior.
  5. Intenta crear una atmósfera cálida y húmeda alrededor de la planta. De ser posible, ponla sobre un plato o una bandeja con piedrecillas húmedas. Si puedes, lleva la planta a la habitación más caálida de la casa y rocía con agua cada día.
  6. Dentro de la bolsa de plástico, el medioambiente se encontrará cálido, húmedo y oscuro, y allí empezarán a desarrollarse las nuevas raíces. Cuando compruebes que ha pasado el tiempo preciso, escoge una maceta adecuada para la medida de la nueva planta.
  7. El tallo con rizomas tendrá que ser cortado, ahora, de la planta madre. Retira la bolsa de plástico y realiza un corte horizontal justo debajo de la masa de aquellos, haciendo uso de unas tijeras de jardinería afiladas.
  8. Déjale el musgo para que cuide las raíces nuevas. Coloca la planta nueva en la maceta, de inmediato, haciendo uso de un buen compost alrededor de la masa de raíces y por encima de ellas. Afírmalo cuidadosamente para evitar cualquier daño y comienza regar.

Las especies idóneas para propagar a través del acodo aéreo son: Crotón, Cordyline, Ficus lyrata, Dieffenbachia, dracaena godreffiana, Philodendron, Ficus elástica, Ficus benjamina y Monstera deliciosa. Ten en cuenta que el líquido de la Dieffenbachia es venenoso, así que la lávate muy bien las manos cuando finalices.

Imagen cortesía de JardineríaON, todos los derechos reservados.

No hay comentarios

Dejar una respuesta