Aconitum napellus o también conocido como Acónito, Casco de júpiter, Capucha de monje o Carro de venus es una planta perenne que cuenta con alcaloides tóxicos, ya sea para animales o seres humanos. Sin embargo, las flores son espectaculares que adornan los bordes, macizos y jardines de montaña. Pertenece a la familia Ranunculaceae y es originaria de Europa.

Aconitum napellus planta

Quizás también te puede interesar: Tóxica belleza

Características del Aconitum napellus

Esta planta robusta es de una altura de 0,50 m a 1,5 m de altura. El tallo es rígido y cilíndrico. Las raíces son tuberosas, ramificadas axonomorfas. Las hojas son caducas, de color verde oscuro en la cara superior y blanco en la inferior, glabras, pecioladas, alternas, laciniadas y palmeadopartidas. Las flores en forma de casco, agrupadas en hermosos racimos al final de largos y múltiples tallos de floración, son de color blanco a azul.

Cuidados del Aconitum napellus

Aconitum napellus

Es una planta que gusta de lugares de sombra parcial, pero es compatible con el sol, siempre y cuando mantenga humedad. Teme a la sequía y suelos pobres.

Los suelos deben ser profundos para su raíz pivotante, rico en humus, húmeda y fresca, donde el agua no se estanque.

Para sembrar las semillas, es preciso hacerlo en la primavera, bajo bastidor frío. El crecimiento es lento.

Los tallos que son muy largos deben estar entutorados para que pueda resistir los vientos fuertes.

El riego debe ser en tiempos secos para tener una tierra húmeda, pero no saturada. Se puede emplear un abono vegetal para que se desarrolle correctamente.

La poda debe hacerse solo para cortar las flores marchitas, ya que con ello se va a prolongar el período de floración.

Para dividir los Acónitos es en el otoño tan pronto se compruebe la floración.

Es una planta muy resistente y poco susceptible a las enfermedades y los parásitos. Pero en caso de que exista una humedad demasiado persistente, puede llegar a presentar el oídio y, con ello, pudrirse las raíces.

Usos del Aconitum napellus

Aunque el Aconitum es peligroso, la planta se emplea en la homepatía para tratar enfermdedades como la hipertensión arterial, la angina de pecho, la ansiedad, las dolencias y la fiebre. Incluso se emplea para la preparación de pellets, siendo bastante eficaz.

Así que al ser una flor de una belleza incomparable, podría estar en el jardín, siempre y cuando no se tengan con mascotas o niños que pudieran estar en contacto con ella.

No hay comentarios

Dejar una respuesta