La jardinería es una estupenda labor para que los niños aprendan todo con respecto a la naturaleza e incluso pasen horas de sana diversión. Así que el iniciarlos con el cuidado de las plantas y todo lo que conlleva a su óptimo desarrollo puede ser muy gratificante y además obtienen efectos positivos en los mismos. Por ello, a continuación te muestro algunas actividades de jardinería para que los peques lo lleven a cabo.

Actividades de jardinería niños

No dejes de leer: Utilidades de las plantas ¡Te va a sorprender!

Actividades de jardinería que pueden realizar los peques

Huerto en casa

Huerto casa

Si se tiene un espacio considerable en el jardín, balcón o terraza, se puede crear un huerto urbano para plantar semillas ¡Seguro hay una gran variedad! Gracias a esta actividad se puede enseñar a los niños la importancia de cuidar las cosas y van a quedar realmente sorprendidos cuando vean esas primeras plántulas.

Casas para pájaros

Si se tiene una terraza y los peques son amantes de las aves, se pueden fabricar unas hermosas casitas para los pájaros con algunos recipientes y cajas vacías. Los niños van a aportar muchas ideas y les encantará ver y escuchar a esas hermosas aves

Macetas originales y divertidas

Macetas originales

Todos tenemos esos artículos preferidos en casa, pero que realmente ya no los usamos. Lo mismo pasa con los peques, quizás esos juguetes rotos, esas botas viejas o recipientes favoritos que pasan de un lugar a otro ya no son funcionales. Así que para darle otro nuevo aire a dichas cosas, se pueden crear fabulosas macetas. Tan solo habría que hacerles algunos orificios para que tengan un buen drenaje y listo ¡A despertar la imaginación de los niños!

Areneros infantiles

Quién no recuerda esos areneros en el parque, en la casa de la abuela o la paya, donde se  podían realizar construcciones faraónicas. Por ello, no habría que perder la oportunidad de hacerse de un arenero infantil en el jardín. Existen varias opciones como colocar un cajón o  adaptar una mesa vieja al revés (sin las patas) y llenarla de arena de playa, verás que el jugar con la arena traerá grandes beneficios a los peques como estimular la creatividad y los sentidos y, mejorar la motricidad sin dejar de lado las horas y horas de diversión.

Veletas coloridas

Veletas coloridas

Puede ser muy divertido que cada pequeñito haga su propia veleta y le de su toque único. Tan solo deberás cerciórate que las uniones queden bien reforzadas y dejar que vuele su imaginación. Nada más gratificante que colocar esa veleta colorida en el jardín hecha por tu hijo ¿No, crees?

Juegos para el jardín

Llega el buen tiempo y que más que pasarlo al aire libre. Así que se puede diseñar un espacio para juegos, ya sea que se cree un circuito para carros, una pista de vuelo, un tablero de ajedrez, una carrera con obstáculos, una casa de las muñecas, etcétera ¡La variedad es infinita y la diversión asegurada!

Tiestos personalizados

Tiestos personalizados

Que simpáticas pueden ser las caritas en los tiestos. Tan solo basta con dejar que los peques hagan lindos rostros en los recipientes y enseguida verter las semillas para que al cabo de unas semanas puedan ver como van creciendo y tomando forma esa plantita. Es más, hasta podrían ponerles nombre y cuando logren tener la fuerza y la madurez adecuada, podrían colocar en el suelo del jardín.

Así que no dejes que los niños pierdan esa oportunidad de relacionarse con la naturaleza y haz que todos ellos disfruten de grandes momento ¡Viva la jardinería!

Beneficios de la jardinería en los niños

La jardinería o el cuidado con las plantas es una actividad muy completa que abarca trabajo de psicomotricidad hasta la educación de valores. He aquí los beneficios que puede aportar en los niños.

  • Fomenta la responsabilidad, ya que es una actividad que requiere el cuidado se un ser vivo.
  • Desarrolla el interés sobre conceptos relacionados con la botánica, los insectos y las especies de plantas.
  • Trabaja valores como la constancia y la dedicación. Constancia cada día para lograr el objetivo en cualquier ámbito de la vida y, en este caso, de la jardinería.
  • Profundiza sobre las estaciones del año y los momentos idóneos para poder cultivar ciertas plantas.
  • Comparte tiempo en familia al aire libre.
  • Aumenta la autoestima y adquiere mayores niveles de autoconfianza.
  • Educa la paciencia. Desde que se plantan las semillas hasta que se logra su germinación.
  • Respeto por la naturaleza.
  • Crea conciencia sobre el paso del tiempo.
  • Minimiza la ansiedad y el estrés.
  • Produce satisfacción personal con el trabajo propio y ver como las plantas crecen bien y sanas.
  • Mantiene un estilo de vida saludable, sobre todo si se opta por realizar un huerto urbano.
  • Permite educar la tolerancia y la frustración.

Seguramente se podrá ir aumentando las virtudes y motivar a los niños a tener cuidado y amor por las plantas ¿Qué te parece?

Pero si ya has comenzado con tan loable labor, no dejes de contarnos tus grandes ideas para poder anexarlas a este listado, seguramente a más de uno le va a interesar.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta