Riqueza abandonada

Tiermas. El balneario termal más auténtico y más barato de España. Pocas cosas ya, llaman la atención, quizás el encontrar un enorme chorro de agua caliente a 39º que emana de la tierra, de una tierra arcillosa de color grisáceo puede ser una de ellas. Cualquiera de nosotros está más que curtido en viajes por nuestra comunidad, por otros lugares de España o por el extranjero. Sin embargo pocas cosas tan autenticas, tan cerca y desaprovechadas como las aguas termales del antiguo balneario de Tiermas.

La desnudez es común en los baños

Yesa es un enorme pantano de unos 450 m3 y de una superficie inundada de alrededor de 2000 ha. Se encuentra en el pirineo aragonés. Su uso principal abastecer de agua a las enormes y poderosas comunidades de regantes aguas abajo, tampoco es nada despreciable su capacidad de producción eléctrica. Actualmente está en proceso de recrecimiento, no sin grandes polémicas con respecto a la cota máxima de fervorosos regantes y de entusiasmados detractores. Esta no es la cuestión que aquí nos ocupa, ya se han escrito y se siguen escribiendo docenas de textos a favor y en contra de esta actuación.

Normalmente todos los años para los meses de agosto y septiembre salen a la luz debajo del agua las antiguas termas de origen romano, sepultadas bajo el pantano, que ya son citadas en varios textos romanos.

Los niños también disfrutan

Con el coche por una bajada lateral llegamos prácticamente a las puertas de las termas, estamos en el vaso del pantano, en primer lugar nos sorprende la cantidad de coches de todos los tamaños y tipos que hay. Están aparcados incluso en orden, destacan caravanas, matriculas navarras, vascas, francesas etc. Conforme nos vamos acercando, nuestro entusiasmo va en aumento, las aguas aparentemente están sucias y huelen no muy agradablemente, cuando estamos cerca los olores desaparecen y las aguas que nos parecían sucias ahora ya no nos parecen tanto.

Impresiona ver el pozo de aproximadamente 10 m2 y de no más de 70 cm. de profundidad como emanan las aguas, comprobamos la temperatura con la mano y nuestra primera sorpresa, increíblemente calientes, luego nos enteramos de su temperatura real 39ºC, un verdadero placer. Levantamos la mirada y vemos que aguas abajo existen alrededor de 30 pozetas construidas con las manos de unos 2 m2 y de 40 cm de profundidad, en ellas la gente se tumba y se relaja disfrutando de las aguas y de lo contagioso del ambiente.

Aguas abajo, en un lodazal de arcilla grisácea, observamos a varias personas rebozarse de barro cual croqueta en pan rebozado, para posteriormente ponerse a secar. Son baños de barro en su estado más primitivo y natural. Nosotros no podemos dejar la oportunidad de embadurnarnos y probar la magia de la naturaleza en estado puro. Conforme se va secando el barro notamos como la piel se tensa y como el barro se lleva impurezas y se nos hace cada vez más incomodo movernos. Es el momento de sumergirnos en cualquiera de las pozas y limpiarnos con el agua caliente de propiedades antirreumáticas. El placer es muy poco descriptible, animo a ir y probarlo, nadie saldrá indiferente.

Nosotros estamos disfrutando de la tarde como niños, el agua caliente resbala sobre nuestros cuerpos llevándose todas las impurezas de nuestra piel, los más atrevidos andan embadurnados en barro completamente desnudos y sin ningún pudor, Entre las ruinas del antiguo balneario, hay gente de todo extracto social, el grupo de nudistas es numeroso, pero no parece ofender a nadie, las aguas calientes trasmiten paz.

Ahora es tiempo de preguntarse como los aragoneses dejamos que este manantial de riqueza se pierda en cuanto suben las aguas, estamos en un tiempo donde hay soluciones tecnológicas para todo, no hace falta ser muy ingenioso para darle una salida a estas aguas, buscarlas montañas arriba, bombearlas a una cota superior, no me puedo creer que no haya una solución. Las termas son riqueza, seguramente producirían más riqueza ellas solas que 5.000 hectáreas de terreno aguas abajo con cultivos de muy baja productividad y poco valor añadido.

Yo ya estoy preparando la próxima excursión con mi familia, quizás no pueda cumplir la novena como antaño, pero al menos disfrutaré del balneario más autentico y más barato de cuantos existen en España, y como está a una hora de camino de donde vivo, no se puede pedir más. A ti que estas leyendo este relato y quizás seas algún cliente nuestro de Guadalajara, de Toledo, de Valencia, o de donde sea, te invito a verlo, te sorprenderá el paisaje, la desolación de un pantano vacío, la belleza de aguas y la tristeza de lo que podría ser y no es.

23-2

23-3

23-4

23-5

Carlos Morales Sebastián

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí