La albahaca es una de las plantas con un aroma peculiar y más versátiles que existen. La mayoría de las personas la cultiva en semillas o por transplantes, pero quizás de las formas más sencillas es por esquejes, ya esos suculentos tallos crecen de manera impresionante cuando van directo al agua.

Albahaca agua

Multiplicar albahaca por esquejes

Las raíces se forman rápidamente con agua limpia en frascos de cuello largo. Para ello es necesario llenar el recipiente 2/3 partes de agua. Tomar un corte de la planta de albahaca a inicios de la primavera para que a finales o mediados del verano se tenga una planta de buen tamaño para poder tomar nuevos brotes.

El corte debe ser de 15 o 20 centímetros aproximadamente desde el final de una sección para que siga creciendo por ahí. Quitar las hojas en la mitad inferior al corte para evitar que se deshidrate y fomentar el desarrollo de raíces.

Ahora colocar la planta en el agua, dejando que las hojas que se apoyen en la parte superior de la copa de la botella. Asegurándose de que en todo momento la mayoría del tallo se encuentre bajo el líquido. Si el clima provoca una evaporación severa, se puede rociar de vez en cuando.

Llevar a un lugar soleado como una ventana o terraza y cambiar el agua cada dos días. Esta debe estar limpia y tibia. El corte va a producir raíces en unas 2 semanas aproximadamente.

Posterior a eso, sembrarla en una maceta para obtener nuevas plantas. Solo debe hacerse con cuidado, ya que las raíces son muy delicadas.

Algunos beneficios de la Albahaca

Albahaca

Una de las principales propiedades de la albahaca es que cuenta con sustancias que inhiben los efectos de diferentes enzimas que provocan inflamaciones del sistema digestivo, por tanto, el consumo ayuda a aliviar los gases intestinales, las flatulencias y los dolores de estómago.

Al parecer esta planta posee propiedades antioxidantes, ya que algunos de sus componentes protegen a las células de los radicales libres, de ahí que ayude a combatir distintos tipos de cáncer. Además, tiene flavonoides y betacarotenos, quienes resguardan al organismo de los procesos de oxidación

Las hojas de la albahaca son efectivas para fortalecer el sistema inmunológico y combatir infecciones en el organismo. Ya sea que se coloque de forma tópica sobre las lesiones para atacar los hongos, virus y bacterias, o bien, al ingerir puede favorecer el herpes y los resfriados.

Sin duda este método es muy sencillo para tener una producción regular de hojas frescas para cocinar todo el día y obtener grandes virtudes para el organismo.

Imágenes cortesía de: plantandplate, cosmogonía,

 

 

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta