Existen unas 500 especies de Allium aproximadamente, incluyendo una amplia gama de bulbos con flores, así como el ajo común, la cebolla y el cebollino. Si bien algunas cebollas ornamentales que se cultivan por sus flores poseen olor a cebolla, muchas de ellas cuentan con flores y un perfume delicioso. Estas son racimos de muchas flores pequeñas que poseen forma de estrella o campana.

Allium

Quizás también te pueda interesar: Uso de las cenizas en la agricultura y jardines ecológicos

Si bien algunos Allium tienen capítulos inclinados, la gran mayoría son redondos y algunos son tan densos que parecen un manojo sólido de flores. Estas se hallan sobre tallos firmes sin hojas.

Cuidados del Allium en primavera y verano

Cebolla ornamental

En primavera, cuando los bulbos se encuentran latentes, plántalos en macetas o los que hayas recogido para pasar el invierno. Los racimos lucirán mejor que los especímenes individuales, de manera que plantar varios bulbos en un macetero grande podría ser una gran idea.

Utiliza un buen compost mezclado con un puñado de arena gruesa para favorecer el drenaje y coloca una capa de trozos de losa en la parte inferior de la maceta. Planta los bulbos a una profundidad de 10 cm y con una separación entre 10 y 30 centímetros; cuanto más pequeño sean éstos, más superficialmente y más próximos entre sí deberás plantarlos.

Si los bulbos de la cebolla ornamental están comenzando a mostrar brotes nuevos, ten cuidado de no colocarlos a demasiada profundidad. Durante la primavera también será el momento de dejar al descubierto los bulbos que se hayan dejado en el exterior durante el invierno. Comienza el crecimiento de los bulbos con un riego abundante y un abono líquido suave cada dos semanas durante la época de crecimiento.

La mayoría de las especies del Allium prefieren el sol, pero florecerán bastante bien bajo la sombra. Incluso, quizás sea necesario estacar las especies altas con una caña de bambú.

Cuidados del Allium en otoño e invierno

Allium1

Todos los Allium que se cultivan en el exterior perderán las hojas durante el otoño y el invierno, y durante la época de latencia, será preciso mantener los bulbos secos. Lleva los bulbos al interior de tu casa y colócalos en un sitio completamente seco y sin riesgo de heladas, o bien, déjalos en el exterior, pero cúbrelas con una lámina de polietileno para que se mantengan secos durante la época de latencia.

Ten en cuenta que la mosca verde, a menudo, suele atacar a las plantas pequeñas, conocidas como vástagos, de modo que deberás tratarla con un producto a base de piretrina, intensamente. Procura no regar mucho tu Allium durante los meses fríos y alimenta con asiduidad las plantas latentes.

Te recomendamos leer: Mammillaria hahniana, cactus globoso capaz de embellecer cualquier lugar

Cuando compres bulbos latentes, cerciórate de que se encuentren sanos e ilesos.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta