Amarilis, Amaryllis, Hipeastrun – Hippeastrum spp.

Los Amaryllis pueden ser las flores más fáciles y más impresionantes que jamás hayas  visto crecer. Sus enormes flores, en forma de trompeta, con forma de araña, o bien acampanadas son majestuosas. De un tamaño que va desde los 4 a los 20 cm de diámetro y en colores sorprendentes, desde los rojos aterciopelados a los rosa, melocotón, blanco e incluso de color verde pálido, colores unicos, pero tambien las más increibles mezclas, estriados, curvados, multitud de variedades para disfrutar.  Los bulbos de Amaryllis son plantas tropicales pero son resistentes al frío en las zonas donde las heladas no superan los -5ºC, no obstante es un bulbo que sobretodo se utiliza para interiores, donde van a florecer entre noviembre y abril.

¿Qué hace de los amaryllis un flor tan especial?

Adquirimos un bulbo y en el contiene todo lo que se necesita para producir un fabuloso ramo de vida de grandes y hermosas flores. Todo lo que necesitamos es plantar el bulbo y regar con moderación.

uando usted compra una bombilla azucena, que ya contiene todo lo que se necesita para producir un ramo de vida de grandes flores hermosas,. Todo lo que necesita hacer es plantar el bulbo y el agua con moderación.

Hay docenas de magnificas variedades de Amaryllis, cada una con su propio color y estilo único. Crecer algunas de sus diferentes variedades es la mejor manera de descubrirlas. Y, puesto que los bulbos son tan fáciles de cultivar, los bulbos de amaryllis se convierten en un regalo fabuloso para todos aquellos que les gusta disfrutar de las flores.

Consejos de plantación de Amaryllis

Los Amaryllis pueden ser plantados en macetas individuales, o bien varios bulbos pueden ser agrupados juntos en un recipiente más grande. Es importante que las macetas tengan agujeros de drenaje en la parte inferior para que el exceso de agua pueda drenarse y las raíces no esten nunca anegadas.

Para plantar un solo bulbo, escoje un recipiente de 15-20 cm de altura y un diametro de al menos 15 cm. Empieza colocando varios centimetros de tierra para sentar el Amaryllis. Coloque el bulbo en la parte superior del suelo y añade con cuidado más tierra alrededor de los lados. La mitad superior del bulbo debe estar expuesto al aire. Si se desea, se puede cubrir la superficie del suelo con piedras de musgo u otros elementos decorativos. Colocar la maceta en un lugar fresco y soleado. A partir de entonces, regar con moderación, manteniendo el suelo apenas húmedo.

Los Amaryllis también pueden ser cultivados sin suelo. Llenar un vaso o recipiente hermético, coloca 5-6 cm de piedras pequeñas o guijarros. Añadir agua suficiente para cubrir las piedras. Coloque el bulbo en la parte superior de las piedras para que el agua apenas toque la parte inferior del bulbo. Añadir más piedras alrededor del bulbo para ayudar a anclar y sujetar el bulbo, importante esto puesto que cuando empieze a florecer no se vuelque y se arruine. Deja el tercio superior del bulbo expuesto al aire. A medida que el agua se evapor o sea absorbida por las raíces en desarrollo, añade más agua, manteniendo el nivel justo por debajo de la base del bulbo.

Le puede llevar un mes o más para que un bulbo de Amarillis despierte y empiece a crecer, esto dependera de la variedad y de cuando se plante el bulbo. Amaryllis que se planten en otoño por lo general tardan más en florecer que los bulbos que plantamos en invierno.

Cuando el primer brote emerja  de la parte superior del bulbo, habrá que regar con más frecuencia. En la mayoría de los casos, el vástago saldrá primero, y las hojas aparecerán un par de semanas más tarde. Girar la maceta de vez en cuando para mantener el crecimiento del tallo recto.

Una vez que las flores comiencen a abrir, cambiar la maceta para que no les de el sol y mantener la planta lo más fresca posible para que nuestra flor dure lo máximo posible. Si se desea utilizar sus flores para un jarrón, cuando esten completamente abiertas se cortan y se colocan en agua, es todo un espectaculo.

Cuando las flores se marchiten, utiliza una tijera para cortar por la base del tallo dejando unos cm la mayoria de los bulbos de Amaryllis procederan a brotar de nuevo una segunda brotación o una tercera incluso.

Hippeastrum Elvas ®
Hippeastrum Elvas ®

Cuidados posteriores de los Amaryllis

Cuando los bulbos de amaryllis hayan terminado la floración, tenemos dos opciones: o bien desechar las bulbos y comprar otros nuevos el próximo año, o mantener los bulbos hasta que estén listos para florecer de nuevo el próximo invierno. Si deseas guardar los bulbos para el próximo año, esto es lo que debe hacer:

Una vez que las flores se han desvanecido, cortar el tallo (s) aproximadamente 2 cm por encima de  la parte superior del bulbo. Continuar el riego según sea necesario pero solo para mantener el suelo apenas húmedo. Del bulbo brotarán hojas en forma de tiras que van a crecer durante varios meses y producirán la energía que el bulbo requiere para formar flores del próximo año. Abonar mensualmente, utilizando un abono líquido de plantas de interior estándar.

Cuando llegue la primavera y el clima este asentado (varias semanas después de cualquier peligro de heladas), poner la maceta al aire libre en un lugar a semisombra. También puede plantar el bulbo directamente en el jardín. Asegúrese de mantener el bulbo parcialmente fuera del suelo y evitar el exceso de riego. (lo más importante) Cuida de tu amaryllis, aportando agua y abono según sea necesario. Cuanto más grande y más gordo sea el bulbo, más flores producirá.

Cuando se acerque el otoño (y antes de cualquier peligro de heladas), desenterrar el bulbo y protegerlo en el interior. Ponerlo en un lugar fresco y relativamente oscuro (garaje o el sótano) y dejar de regar. Esto le indicará al bulbo que es el momento de descansar e iniciar la formación de flores. Después de un 6 a 12 semanas de descanso, eliminar suavemente el bulbo de la maceta y quita todas las hojas secas. Vuelve a plantar el bulbo en tierra para macetas fresca y nueva y vuelta a empezar con el ciclo.

 

Gracias por leer y llegar hasta aqui.

Carlos Morales Sebastián

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta