El género Ampelopsis, pertenece a la familia de las Vitáceas en el cual todos sus componentes son arbustos trepadores. El Ampelopsis es un arbusto sarmentoso de hojas alternas, compuestas o simples, con zarcillos volubles y flores hermafroditas, pequeñas y de color verde, que surgen en cimas paniculadas. Su fruto es una baya que cuenta con 1-4 semillas.

Ampelopsis

Quizás también te pueda interesar: Syngonium, una planta trepadora de atractivo follaje

Existen aproximadamente 20 especies, de las cuales las más empleadas en jardinería son solamente 4-5, todas ellas, originaria de Norteamérica o Asia. Como bien comentaba anteriormente, se trata de un arbusto que, por su belleza, debería estar sin duda alguna mucho más extendido de lo que está en la actualidad.

Es atractivo tanto por su follaje como por su fructificación. En cuanto al suelo, es poco exigente, dado que le basta un terreno fresco y fértil y una orientación soleada. Todos los componentes del Ampelopsis son de hojas caducas. Se adhieren a las paredes, soportes o muros a través de discos pegajosos que se sitúan en los extremos de los zarcillos de las hojas.

Cuidados culturales del Ampelopsis

Como se trata de arbustos, no es necesario un excesivo cuidado, pues un emplazamiento soleado, un terreno fértil y fresco que no retenga la humedad, es más que apropiado para el Ampelopsis. Sin embargo, soporta perfectamente la sombra y la poda, la cual debe realizarse en invierno. Esta servirá para conducir la enredadera hacia donde desees, cortando todo lo que no sirva. Cabe destacar, que el Ampelopsis es muy resistente tanto a plagas como a enfermedades.

Propagación del Ampelopsis

Aunque se puede efectuar mediante la siembra de semillas producida por el fruto de la misma planta, el método más utilizado es el de esquejes seco o con hojas.

Especies del Ampelopsis empleadas en jardinería

Ampelopsis trepador

  • Ampelopsis aconitifolia: se trata de un arbusto vigoroso con ramas lisas y delgadas. Sus hojas son alternas y elegantes y fructifican abundantemente. Sus bayas son del tamaño de un guisante de color amarillo anaranjado que, posteriormente, se vuelven azuladas.
  • brevipedunculata: se trata de una planta vigorosa que apenas sobrepasa los 10 m. Sus hojas son anchas y dentadas y en otoño, antes de la caída de las mismas, toman una coloración amarillo amarronado. Los frutos son bayas verdes en un principio y, después, se vuelven de color azulado brillante.
  • B.elegans: cuenta con hojas finas y moteadas de blanco.
  • humilifolia: son originarios del norte de China y cuentan con hojas ovaladas de color verde brillante y ramificación rojiza. Sus bayas son de color amarillo pálido y, posteriormente, se tornan azuladas.
  • megalophylla: cuenta con hojas grandes que pueden llegar a alcanzar los 50 cm. Tienen un bonito aspecto y son doblemente compuestas. Las ramificaciones amarronada y vigorosa.

Te recomendamos leer: La Hypocyrta es una planta trepadora, bella y colorida

¿Qué te ha parecido esta información sobre el Ampelopsis? Deja tu comentario y continúa echándole un vistazo al blog de Gardel Center Ejea para conocer muchos otros cuidados de plantas, árboles, arbustos y flores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta