El Anigozanthus, también conocido como Anigozanto o Pata de canguro, es una tierna herbácea perenne de raíces carnosas, proveniente de Australia. Los especialistas en jardinería son sensibles a sus altas púas de flores tubulares de color verde pálido, amarillo, rojo, purpura, escarlata y blanco. Generalmente, las flores presentan inusuales y maravillosas combinaciones de colores que pueden variar de una planta a otra de la misma especie.

Agonizanthus

Sin embargo, lo que lo hace especial al Anigozanthus es su pelusilla suave y colorida que, recubre el tallo y las flores.

Quizás también te pueda interesar: Cuidados del Allium o cebolla ornamental

Cuidados del Anigozanthus en primavera y verano

Las plantas recién compradas, fíjalas en macetas y replanta las que tengas a finales de invierno. Haz uso de un compost de turba con el agregado de un puñado de arena o una mezcla de dos partes de turba con una parte de arena fina y otra de tierra negra.

Utiliza una maceta de 15 cm de diámetro, y dependiendo del tamaño de la planta, asegúrate de proporcionarle una buena capa de trozos de losa para mejorar el drenaje, colocados en el fondo de la maceta.

Si plantas varios especímenes en un macetero, deja un espacio de 25 cm entre cada planta. Cuando alcances el límite de la maceta, poda las puntas anualmente, retirando la capa superior de tierra y sustituyéndola por una capa nueva.

Si vas a colocar al Anigozanto en el exterior, espera a que haya transcurrido el riesgo de heladas. Dentro o fuera de la casa, es primordial que el Anigozanthus reciba el máximo de iluminación; pero, aunque a tu planta le encante la luz solar directa, cuando la temperatura supere los 18° C, lo mejor será colocar a la planta en una posición en la que reciba luz solar pero indirecta.

Mantén el compost siempre húmedo durante la etapa de crecimiento, pero asegúrate de que no se encuentre encharcado. Una vez que surjan las espigas florales, abónala con un fertilizante liquido cada dos o tres semanas, hasta que termine el periodo de crecimiento.

Cuidados en otoño e invierno y modo de propagación

pata de canguro

Traslada el Anigozanto al interior de tu casa antes de que empiecen las primeras heladas otoñales. Asegúrate de que la temperatura no supere los 10 °C y mantén la tierra ligeramente húmeda. Durante los meses de otoño e invierno, el Anigozanthus se marchitará, volviéndose inactivo.

Un máximo de luz solar es lo adecuado, especialmente durante el invierno, para que la planta pueda empezar su crecimiento. En cuanto al modo de propagación, divide el Anigozanthus cortando sus gruesas raíces con ayuda de un cuchillo en segmentos más pequeños y esparce sobre la superficie de los mismos un polvo fungicida sulfatado para impedir que se pudra.

Te recomendamos leer: Ajuga reptans, tapizadora exuberante de gran valor medicinal

Plántalos en una maceta de 15 cm de diámetro y riégalos ligeramente. Luego, colócalos a una temperatura de 10-13° C.

No hay comentarios

Dejar una respuesta