Durante la primavera, los tallos delgados del Aporocactus se encuentran cubiertos con hermosas flores que son realmente espectaculares si haces crecer la planta en una cesta colgante, de manera que las colas puedan colgar de los costados. Conoce los cuidados del Aporocactus durante las cuatro estaciones y sus problemas.

aporocactus

Quizás también te pueda interesar: Cactus cola de rata, una planta ideal para balcones

Las pocas especies de la familia Cactaceae son originarias de México y Centroamérica. Este género posee un hermoso color caqui y sus tallos pueden llegar a medir más de 0,9 metros. Estos tallos se encuentran cubiertos con almohadillas muy pequeñas conocidas como areolas, de las cuales surgen grupos de 15-20 espinas delgadas, pequeñas y vellosas de color marrón rojizo y, durante la primavera, aparecen flores de color rojo carmesí en forma de trompeta. El Aporocactus, como especie silvestre, suele colgarse de otras plantas y rocas para buscar un punto de apoyo, y protegerse.

Cuidados del Aporocactus en primavera y verano

Aporocactus

Despierta a tu planta de la inactividad invernal con un riego ligero e incrementa el riego a medida que el clima se caliente, pero ten mucho cuidado de no excederte. Por otro lado, el Aporocactus puede ser cultivado en macetas, pero por la gran longitud de sus tallos es mucho mejor hacerlo en una cesta colgante. Proporciónale a tu planta mucha luminosidad natural y sol directo si el calor no fuera demasiado intenso.

Tan pronto como comienzan a aparecer las yemas de las flores, agrega un par de gotas de fertilizante cada vez que riegues. Riega tu cactus regularmente durante la primavera y el verano y recuerda que el compost nunca debe permanecer empapado, sino húmedo.

Cuidados del Aporocactus en otoño e invierno

Aporocactus

Desde finales de otoño hasta mediados de la primavera, mantén la planta seca y no le agregues ningún tipo de fertilizante. Puedes mantener al Aporocactus a temperaturas bajas durante el invierno, pero jamás permitas que esta sea inferior a 10° C. Cambia la planta de maceta todos los años al finalizar el periodo inactividad, hacia las primeras semanas de la primavera. Si utilizas una cesta colgante, coloca en su interior un poco de musgo espagnum antes de llenarlo con compost especial para cactus, y un puñado de arena.

Te recomendamos leer: Rebutia, uno de los mejores cactus de flor

Problemas del Aporocactus

El riego excesivo en cualquier época del año, puede provocar la podredumbre de las raíces y extenderse a través de los tallos. Una temperatura muy baja en invierno, también puede ser perjudicial para la planta, ya que el Aporocactus es una planta tropical, de manera que tendrás que mantenerla en un ambiente cálido y agradable.

Ocasionalmente, el Aporocactus puede ser atacado por cochinillas y otras plagas, por lo que deberás utilizar un insecticida sistémico cuando lo riegues; la planta absorberá los agentes químicos e impedirá que las plagas aniden. Si tu cactus posee una grave infección, rocíalo con un insecticida.

El Aporocactus es muy fácil de conseguir si accedes a un centro de jardinería o vivero.

Imágenes: Dornenwolf, Maja Dumat, Maja Dumat

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta