Un jardín lleno de color con árboles frutales y plantas podría ser el sello distintivo. Pero si a eso le agregamos que pueden germinar a partir de semillas o huesos será todavía mejor, ya que es muy simple su proceso. Así que echa un vistazo cuáles son.

Árboles frutales

Quizás también te pueda interesar: Elegir árboles para el jardín es una tarea fácil ¡Sigue estos consejos!

Árboles frutales

Níspero

Níspero: este árbol puede crecer en cualquier tipo de suelo. Incluso precisa de pocos cuidados, ya que sus frutos maduran al final del invierno o principios de la primavera. Tan solo deberás germinar los huesos de este frutal. Para ello pon las semillas en un vaso con algodón empapado en agua. Después coloca un plástico y espera unas cuantas semanas. Al pasar de los días introduce tierra en un tiesto y el hueso germinado.

Aguacate

Aguacate: es un fruto rico en grasas saludables y, por ende, repleto de beneficios. Además, es un árbol perfecto para el jardín, ya que puede alcanzar hasta los 24 metros de altura con una sombra en el verano. Para realizar su cultivo es necesario retirar el hueso del aguacate, lavarlo y colocarlo en un vaso con agua por la mitad. De ahí, habría que esperar unas 4 semanas a que salga la raíz para poder ponerlo en una maceta con tierra preparada.

Melocotón

Melocotón: este hermoso árbol entrega una fruta que se le conoce también como durazno y sus orígenes comenzaron en China y Afganistán. Así que para tenerlo en casa es preciso poner a germinar los huesos. Lo primero es tomar un hueso y abrirlo para sacar la almendra y plantarla directamente en la tierra a unos 7 cm bajo el suelo. Después cubrirla con alguna manta y al cabo de unas semanas verás como crece muy rápido.

Pera

Pera: este árbol frutal da una fruta jugosa y dulce. Puede llegar a medir más de 20 metros y florece en abril. Sin embargo, no es capaz de tolerar temperaturas muy bajas, por lo que no se debe plantar en el invierno. Para realizar su cultivo es necesario germinar las semillas, colocándolas en un vaso con algodón y agua. Después de un par semanas se debe trasplantar las semillas a una pequeña maceta. Para cuando estén más grandes se podrá plantar en el jardín y al cabo de unos años tan solo se deberá disfrutar de una rica pera.

Así que el realizar el cultivo es muy sencillo. Solo se debe esperar un par de semanas para poder ver como se da vida a unos maravillosos árboles frutales ¿Te animas?¿Por cuál te decantas?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta