Arum italicum también conocido como Tragontino, Aro común, Azucena blanca, Candela, Flor de la primavera, Hierba del jarillo, Mula, Sumilllo, Pie de becerro, Yaro, Yerba del juicio del año, Lengua de toro, Zumillo, Aro, Comida de culebras, Llave del año, Hierba de Aarón y Rejalgar, entre muchos más. El nombre genérico Arum del griego significa “calor” aludiendo a la energía calórica que llegan a desprender durante la floración. Mientras que italicum es la expresión en latín “italiana o de Italia”.

Arum italicum planta

Quizás también te pueda interesar: Nerine Bowdenii, bulbosa de una floración incomparable

Pertenece a la familia de las Araceae, siendo propia de zonas boscosas, riberas, así como lugares húmedos y frescos. Es originaria de algunos países mediterráneos.

Características del Arum italicum

Planta vivaz, herbácea, perenne y rizomatosa de 25 a 60 cm, con un rizoma horizontal de 2 cm que brota de un tubérculo. Las hojas se desarrollan en el otoño antes de la floración, tienen forma asaetada de más de 20 cm, con lóbulos laterales divergentes y vetas o manchas blancas, las cuales son similares a lanzas, ya que los peciolos llegan a medir hasta 25 cm. La flor se asemeja a un racimo chico de 1 cm y se ubica en un espádice de color rojo-ocre.

Cuidados del Arum italicum 

Arum italicum

El Arum precisa de suelos fértiles, ya que evoluciona con rapidez, pasando una muy breve temporada por todas sus fases, lo que llega desgastar todas sus energías. Florece en la primavera.

Requieren de lugares con semisombra o umbríos frescos.

Un aporte de fertilizantes al suelo antes que comience el ciclo es lo ideal, o bien, se puede incorporar al agua de riego cada 15 días durante la temporada.

Al finalizar la fase de floración la mata apenas si tendrá hojas, pero aparecerán unas bayas globosas de color rojo anaranjado. Recién terminado el ciclo, es buen momento de hacerse de nuevos ejemplares de cara a la siguiente temporada.

Se multiplican por semillas o división de macollas, las cuales pueden plantarse en tiestos individuales o directamente sobre el terreno.

Usos del Arum italicum 

Esta planta cuenta con saponinas, aceites, gomas, sales de calcio y potasio, ácido cianhídrico, resina y aroína. Es tóxica y puede causar parálisis hasta la muerte. Sin embargo, al llevar cierta cocción pierden parte de su toxicidad. El extracto de la raíz está indicada para bronquitis y catarros. El tubérculo se emplea como expectorante y para combatir el catarro bronquial, así como purgante. Asimismo se le atribuyeron ciertos beneficios contra los callos, verrugas y panadizos. Por si fuera poco, en la presentación de ungüento y pomada ayuda a curar sabañones y úlceras.

Imágenes cortesía de: 11299883, Sue Taylor,

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta