El Asparagus plumosus, espuma de mar o esparraguera de los floristas, también se le conoce como helecho plumoso, pero realmente no es un helecho. Pertenece a la familia de las Liliaceae y es originaria de Sudáfrica. La cual es muy utilizada en floristería para la confección de ramos (como relleno verde).

Asparagus plumosus

Quizás también te puede interesar: Wisteria sinensis, hermosas flores en largos racimos

Características del Asparagus plumosus

Planta siempreverde de tallos finos verticales con ramas filiformes dispuestas en distintos niveles y en posición horizontal, de un color verde brillante. Las flores verdosas o blanquecinas, poco vistosas. Tiene una geometría triangular y se dispone de manera plana que parece un magnífico encaje.

Cuidados de Asparagus plumosus

Cuidados Asparagus plumosus

Es capaz de desarrollarse con buena luz, incluso resiste el sol directo. En climas templados, entre los 10˚ y los 20˚C, sin embargo por debajo de los 10˚C frena el crecimiento.

En cuanto al suelo, precisa un sustrato universal, con un buen drenaje.

El riego debe hacerse cuando la tierra comience a secarse. Ahora que si en invierno las temperaturas bajan demasiado no es necesario regar, más bien mantener la humedad rociando las hojas con agua, así se podrá evitar la aparición de la araña roja.

La poda conviene realizarla con frecuencia durante la época de crecimiento para que se encuentre compacta y, con ello, evitar que se extienda más de lo que se desea, ya que puede alcanzar de 2 o 3 metros fácilmente en maceta.

La multiplicación puede hacerse mediante la división de mata en la primavera o principios del verano, o bien, por semillas a una temperatura del sustrato de 20˚C.

Para realizar el trasplante debe ser en la primavera cuando las raíces salgan por los agujeros del drenaje. Es básico emplear guantes para este proceso, ya que se puede pinchar con las espinas.

Dentro de las plagas que hacen susceptible a la planta se encuentra la araña roja, el pulgón y la cochinilla algodonosa. Así que para eliminarla es preciso quitar la parte afectada y tratarla con un producto específico.

Consejos

Es preferible colocar la planta en un lugar alejado de las corrientes de aire.

Si las ramas jóvenes se tornan de un color amarillo, esto es por las altas temperaturas, así que convendría tenerla en un lugar fresco. Ahora bien, si las temperaturas no son altas, es por falta de luz, por lo que habría que colocarla en un lugar más luminoso.

Imágenes cortesía de: Tom Palissade, Forest and Kim Starr

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta