Astrofito

Dentro de la familia de las cactáceas se encuentra el género Astrophytum myriostigma, el cuál es originario de las zonas semidesérticas de México central y septentrional (Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, Tamaulipas y Chihuahua), así como del sur de Texas, recibe el nombre de Astrofito aunque también suelen llamarlo Mitra episcopal, Gorro de obispo, Bonete o Birrete de obispo por su forma tan peculiar. Es una planta muy resistente cuya floración resulta espectacular para engalanar durante el verano.

De cuerpo globular y algo alargado, puede llegar a medir entre 10 y 25 cm de diámetro. Además, cuenta con 4 a 8 costillas divididas por pequeños surcos profundos, aunque generalmente tienen 5. La superficie está recubierta por pelillos blancos cortos que dejan de lado el color real del cactus, siendo verde grisáceo o gris verdoso.

Cuidados del Astrofito

El Astrofito puede soportar ambientes áridos de temperaturas de hasta -6 °C, sin embargo para evitar que se pudra es mejor cultivarlo a temperaturas superiores a 5 °C/    6 °C o. Por lo que es apta bajos los rayos del sol, así como la semisombra.

El tipo se suelo debe ser arenoso, es decir, con una mezcla de 2/3 partes de arena por 1/3 parte de mantillo de hojas, sin enterrar mucho para no entorpecer la oxigenación, evitando que el tallo se pudra. Incluso son sensibles al exceso de agua, con lo cual se aconseja no regar con la misma asiduidad de otros cactus.

Cactus astrofito

En lo que respecta a su reproducción este cactus no emite hijuelos, por lo que su multiplicación es por medio de las semillas que germinan de forma sencilla. Las flores de Astrofito son amarillas con el centro rojizo, de entre 3 cm de largo hasta 6,5 cm de diámetro y éstas salen de la parte superior de la planta, son diurnas y duran de 2 a 3 días. La planta florece a partir del sexto año de edad.

Es una de las suculentas más difundidas, apreciadas y es probablemente la más fácil de cultivar, siendo una especie hibridable. Por lo que es ideal como planta ornamental, ya sea para tener en el exterior en una hermosa maceta, o bien, en el interior compartiendo con otras especies de cactus, sin importar si el espacio con el que se cuente tiene dimensiones reducidas, ya que de todas formas va a sobresalir por su inigualable belleza.

Imágenes cortesía de: Pixabay, Adricoco

Compartir

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta