Cuidado del césped en el Jardín

Cuando da comienzo el mes de abril, el césped vuelve a rebrotar y coger fuerza por lo que debemos comenzar a prestarle más cuidados que los que habíamos tenidos durante el duro invierno.
Para ello, lo ideal es saber que queremos hacer con nuestro césped, que nivel de calidad queremos, y una vez pensado esto hay que ponerse manos a la obra para darle un lavado de cara.

Lo primero que hay que hacer, si este ha crecido bastante, cortarlo para que la parte de inferior de la hierba vuelva a tener la luz del sol que necesita y así evitar que esta parte se ponga amarillenta por falta de luz.
Una vez que hemos realizado el corte general, hay que cortar los bordes con una maquina de corta bordes o con tijeras. Hay que decir que el corte con tijeras se puede hacer realmente pesado y aburrido por lo que se recomienda realizarlo con una maquina corta bordes que nos ahorra tiempo y trabajo.

Es imprescindible pasar un escarificador, si no tenemos acceso a una maquina profesional, al menos podemos pasar un rastrillo escarificador manualmente.

Un pase de escarificado manual nos sacara fuera toda la paja y restos vegetales que quedan en nuestro césped, favoreciendo el ahijado y el rebrote del mismo.

4421-1

Después de tener la hierba en un tamaño adecuado hay que pasar a realizar los cuidados básicos como son el abonado y resiembra de pequeñas calvas que hayan surgido en el césped y eliminación de las plantas o malas hierbas que hayan podido crecer durante el invierno en el jardín.

El abonado tiene que realizarse siguiendo las instrucciones del fabricante, ya que hay distintos tipos de abonos, y diferentes dosificaciones. Los abonos de césped son muy ricos en nitrogeno, y micronutrientes, se recomienda al menos dos aplicaciones anuales, una de ellas ahora en primavera y otra en septiembre, después de los calores estivales.

Una vez abonado, lo ideal es quitar las malas hierbas, si son pocas a mano y si son numerosas con alguno de los numerosos herbicidas selectivos que hay en el mercado.

Para terminar lo ideal es poder resembrar las pequeñas calvas para que en el verano salga todo el césped como una alfombra quedando todo por un igual. Con el rastrillo procederemos a herir el césped, a mano podemos realizar la siembra, después aplicaremos un mantillo tapasiembras y después pasaremos el rulo para que la semilla se ponga en contacto con la tierra.
No olvidaremos regar sin encharcar para una correcta nascencia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta