Auxilios invernales para nuestras plantas.

La acción del invierno sobre nuestras plantas varía mucho según qué tipo de plantas tengamos en nuestros jardines o nuestros balcones y también de las características y naturalezas de las mismas.

En muchos casos, debemos proporcionarles cuidado especiales hasta que venga la primavera y con especial cuidado según a qué clima original pertenezcan y al clima de nuestra zona de residencia.

Para aquellas más frágiles que tengamos en macetas y macetones, mudarlas a lugares más protegidos o resguardados es la forma rápida y segura de sobrellevar al invierno.
Las raíces que estén más cercanas al borde de la maceta podrían resecarse y morir; los materiales empleados en la fabricación de macetas o similares conservan el frío. Hay cientos de materiales utilizables para darles mejor aislación. resguardo y protección, desde papel de periódico, ropas viejas o materiales plásticos envolventes. Una opción es el geotextil que es una especie de manta térmica utilizada para tapar.

Para las plantas fijas, como por ejemplo los rosales, es conveniente reforzar la tierra en las raíces y cuidando de no aumentar la humedad en exceso que podría malograrlas. La tierra ligera es la más conveniente. Para climas más severos, heladas, nieves, etc., es conveniente agregar paja o similares. La paja permite fácilmente orear la raíz. En rosales, el engrosamiento del injerto es la parte más llena de savia que tiene el rosal, por eso en zonas muy frías se tiende a aporcar y tapar por completo, el punto del injerto y una gran parte de ramas de rosal.
En cuando el clima mejore, retirar dichos agregados especiales.

Para plantas de pared, enredaderas, etc., reforzar los puntos de fijación con alambres adecuados. No utilizar alambres u hilos no recomendados para plantas, ya que la acción del viento y su movimiento podrían convertirlos en pequeños cuchillos o serruchos que terminarían cortando las ramas.

Aquellas plantas que tengan flores, es recomendables protegerlas con materiales especiales, del estilo de nylon, lonas, telas.
Las protección a matas y arbustos debe cuidarse que estén debidamente instalados y con firmeza con materiales de peso o fijadores especiales.
Existen vallas prefabricadas, de facilísima instalación, que protegen contra el viento.
Las plantas más jóvenes son quienes sufren más la inclemencia del invierno,

Según el clima de nuestra zona de residencia, la duración de estas medidas de protección varían, desde una noche hasta todo el invierno y comienzo de la primavera. Toda medida debe ser adoptada y adaptada a nuestra realidad.
Algunos plantas naturalmente se secan para brindarse protección con su mismo follaje marchito lo que no es conveniente retirarlos.

El mejor método es siempre “prevenir”, para ello , deben tomarse las medidas correctas en tiempos correctos. El conocimiento de las características de nuestras plantas, árboles y flores ayudarán a tomar las medidas de protección necesarias y evitar que el exceso de cuidados nos lleve al resultado no deseado.

jardines

Por Pablo Morales
para Garden Center Ejea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí