El azafrán o Crocus Sativus es una planta aromática nativa de Asia Menor que pertenece la familia de las Iridáceas. Esta planta se origina de un bulbo carnoso de color blancuzco que está recubierto por unas membranas pardo-rojizas. Sus hojas son angostas y arrosetadas mientras que sus flores son solitarias de color purpúreo-violáceas.

El azafrán es una planta aromática nativa de Asia Menor que pertenece la familia de las Iridáceas.

Quizás también te pueda interesar: Cultivando hierbas aromáticas

Como cultivar el azafrán

El azafrán prefiere suelos sueltos con un buen contenido de calcio y bien drenados, dado que no prosperan muy bien en sitios húmedos y anegados. La vegetación de la planta incrementa en un suelo fértil, pero disminuye la producción de flores.

Para cultivar el azafrán se prepara el recipiente con un sustrato compuesto por cuatro partes de tierra negra, dos partes de resaca del río, una parte de harina de huesos y tres partes de arena gruesa. Ten en cuenta que soporta hasta -12 °C en invierno y 40 °C en verano, mientras que el crecimiento adecuado se produce con una temperatura entre 15 y 20 °C.

El bulbo se planta desde comienzos de verano hasta finales del mismo, a 7.5cm de profundidad, separado a 10cm cuando lo cultivas en un cantero. El sustrato debe mantenerse solamente húmedo, regando cada 10 días durante su periodo de brotación inicial hasta que surjan las primeras flores, entre los últimos dos meses de otoño.

Cuando termine el invierno corta las hojas secas de azafrán y reanuda el riego en primavera para favorecer la formación bulbos nuevos, que florecerán nuevamente en el próximo otoño.

Como podrás ver con unos pocos cuidados el azafrán podrá cultivarse durante 4 años en el mismo terreno o recipiente. Luego de la cuarta floración, extrae los bulbos en invierno y  elige los mejores para la plantación nueva. Los estigmas de las flores deben cosecharse en otoño, tostados con un cedazo cerca del fuego a una temperatura de 50 °C para que adquieran color y aroma. Las hebras de azafrán tostadas y frías, tendrán que guardarse en un sitio seco y utilizarse como condimento y aromatizantes en la cocina.

El cedazo es un instrumento que se utiliza para cernir y que está compuesto por un aro al cual se le asegura un tejido agujereado o una malla metálica parar tamizar la harina.

Te recomendamos leer: Cultivos fáciles para iniciarte en la jardinería y tener un huerto espectacular

¿Qué te ha parecido esta información sobre el cultivo del azafrán? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta