Planta.- Es una planta vivaz, de bulbo compuesto. Se parece a los azafranes de otoño; su flor es asimismo de un rojo violeta y no es muy exigente en cuanto a la naturaleza del suelo. Bajo el nombre de Azafrán, se entiende exclusivamente los estigmas que dejan las flores. Precisan unas 150.000 flores para obtener un kilogramo de azafrán. Los estigmas tienen de 2,5 a 3,5 centímetros de longitud y se enrollan al secarse. El olor es picante, el sabor un poco amargo y aromático, el color amarillo naranja. Los estigmas contienen alrededor de 1% de aceite volátil. Siendo de un precio muy elevado, es objeto de numerosas falsificaciones.

Procedencia.- De Oriente; los musulmanes lo introdujeron en España, donde aun se cultiva, especialmente en el bajo Aragón y Extremadura. Aparte de España, hay otros países que lo producen; el sur de Francia (Gatines) e Italia (Calabria). Siendo este ultimo mucho más amargo.

Azafrán
Crocus sativus

Uso.- Antiguamente cuando los colorantes para los géneros alimenticios no eran conocidos todavía, el azafrán jugaba un papel importante en la preparación de comidas, pero también en pastelería. Al tiempo que servida de condimento, un poco de azafrán, permitía dar a los productos un bonito color amarillo que era muy apreciado. Un viejo proverbio alemán decía: El que quiera hacer buenos pasteles, debe tener siete cosas: azúcar y sal, mantequilla y grasa, leche, harina y Azafrán.

Actualmente se utiliza poco este condimento en panadería confitería. Se emplea en la cocina, especialmente para las salsas, las sopas y para la preparación del arroces.

El azafrán estimula el sistema vascular. Los romanos y los griegos hallaban placer aspirando el olor del azafrán, que les producía el efecto de un estupefaciente y rociaban sus templos y circos con agua de azafrán.

Los hijos de Esculapio lo administraban como remedio calmante antiespasmódico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí