La Azalea perteneciente a la familia de las Ericáceas, proporcionará un ambiente muy acogedor durante el invierno y es una de las plantas preferidas en la época navideña. Hay flores simples y dobles, y existe una gran variedad de colores atractivos. La mayoría de las plantas que alegrarán los fríos inviernos, son variedades del Rhododendron simsii, una especie de origen chino con hojas casi siempre verdes de entre 5-7 cm de largo y flores de color rojizo con forma de embudo.

azalea-rosa

Quizás también te pueda interesar:​La personalidad y rareza de la flor del Astilbe hace que los amantes de la jardinería quieran conocerla

Las Azaleas florece naturalmente en primavera-verano, pero muchos cultivadores fuerzan una floración más temprana. Las flores pueden ser de color anaranjado, rojo, rosado, blanco y multicolor; mientras que las plantas son pequeñas y redondeadas, casi siempre verdes y pueden llegar a alcanzar hasta los 45 cm de altura. Las Azaleas son de larga duración y muchas veces resistentes.

Cuidado de las Azaleas en primavera y verano

azalea-naranja

Las Azaleas prefieren un suelo bueno y turboso; por tanto, tendrás que utilizar turba pura o compost con base de turba. El riego también es importante, por lo que deberás emplear agua blanda o bien recoger agua de lluvia si vives en una zona de agua calina. Mantén la planta mojada y no solo húmeda, y proporciónale luz indirecta, dado que los rayos del sol podrían quemar las hojas.

A mediados de la primavera, es probable que tu Azalea deje de florecer. Por ello, deberás retirarle todos los vestigios de flores muertas y cualquier tallo que sea muy largo, podando la hasta que tenga forma de un arbusto redondo, similar a un ramillete de hojas. Si la colocas afuera, escoge un rincón sombrío e introduce la planta dentro de la tierra hasta cubrir la maceta y asegúrate de que se mantenga húmeda durante todo el verano. Después, quítala y llévala nuevamente el interior a comienzos del otoño.

Cuidado de las Azaleas en otoño e invierno

azalea-blanca

Mantén la Azalea en un lugar donde reciba la suficiente luz, pero no los rayos del sol directamente. Proporciónale una temperatura de entre 7 y 13º C o hasta los 16º C. Si hace demasiado calor, las hojas probablemente se abrirán antes de estar preparadas para ello y se secarán rápidamente.

Mantén el compost mojado, pero no saturado y proporciónale buena luz e iluminación. Si hiciera mucho calor, rocíala con agua. Abónala con un fertilizante líquido cada 15 días durante la época de floración.

Te recomendamos leer: Aporocactus, un cactus repleto de hermosas flores

Problemas de la Azalea

azalea-roja

Las hojas y las flores caídas y marchitas mostrarán que la planta recibe una temperatura muy elevada y que no tiene el agua suficiente. Para solucionarlo, sumerge toda la maceta en agua tibia durante 20 minutos y rocía las hojas con agua. Después, riégala con regularidad. Deja que la planta se escurra y cámbiala a un lugar más fresco. Si ves que los retoños se están cayendo, incluso estando aún verdes, es porque el compost está muy saturado, o bien, la planta está siendo afectada por la corriente de aire.

Cambia la planta de lugar y continúa regándola. Si aparecieran marcas blancas en las hojas, es un indicio de que están las cochinillas, las cuales deberás eliminar con un insecticida sistémico disuelto en agua.

Compra siempre ejemplares de Azaleas con abundantes hojas de aspecto fresco y numerosos pimpollos. Si tuviera hojas marchitas, escoge otra.

Te recomendamos leer: ¿Qué cuidados necesita la Calluna? ¡Aquí te los dejamos!

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Azalea? Deja tu comentario.

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta