El bambú es una planta graciosa, siempre verde, con tallos curvos y largos, similares a las hierbas, que crece de manera vigorosa y en muy poco tiempo puede desarrollar ramilletes densos que se tornan inadecuados para un jardín pequeño. No obstante, si se introduce en un macetón, estas plantas tan fáciles de cuidar podrán favorecer el entorno del jardín.

bambusa

Quizás también te pueda interesar: Sansevieria, una planta de interior con muchos beneficios

No obstante, tendrás que escoger las especies con mucho cuidado, ya que algunos ejemplares pueden llegar a alcanzar los 6 m de altura y otros los 15 m de altura si encuentran en las condiciones adecuadas, lo que hace que el trasplante sea realmente difícil.

El grupo de las Bambusas es confuso y otras especias que se consideraban dentro de esta clasificación, han tenido que ser reclasificadas con el nombre Sasa, Arundinaria y Dendrocalamus.

Sin embargo, hemos decidido clasificarla abajo la denominación antigua Bambusa. Muchas especies son originarias del Extremo Oriente y la gran mayoría de ellas son resistentes y pueden ser cultivadas en regiones cálidas perfectamente, caso contrario, precisarán protección contra las heladas.

Cuidados del bambú en primavera y verano

Bambú

Planta trozos de rizoma de bambú de unos 8 cm de largo profundamente y trasplanta aquellas plantas que se encuentren enraizadas cada uno o dos años durante la primavera. Por otra parte, las Bambusas se dan mucho mejor en macetas grandes de aproximadamente unos 30 cm de diámetro, repletos de compost con base de turba y un poco de arena para que la mezcla se mantenga porosa y su drenaje sea fácil.

El bambú tiende a formar ramilletes vigorosos y posiblemente tendrás que dividirlos a la hora de trasplantarlos. Son perfectos tanto para los sitios que estén orientados al oeste como aquellos donde quede protegido por otra plata. Ten en cuenta que el bambú precisa humedad y ser abonado una vez al mes con un fertilizante líquido.

Cuidados del bambú en otoño e invierno

Uso bambú

Riega el bambú ocasionalmente y ten en cuenta que, si ubicas el bambú en el exterior de tu casa, este tendrá que tener una protección contra las heladas. Envuelve la maceta con tela de arpillera para mantener las raíces protegidas hasta que haya transcurrido todo el riesgo. Poda el bambú en invierno-primavera, antes de que empiece a crecer nuevamente, cortando los tallos marchitos o secos justo a nivel de la superficie del suelo.

Te recomendamos leer: Elegir árboles para el jardín es una tarea fácil ¡Sigue estos consejos!

El bambú es una planta que no presenta ningún tipo de problemas si la proteges de las heladas y tienes un cuidado especial con el regado durante los meses invernales.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta