Aunque parezca increíble, existen aproximadamente 1000 tipos de Begonias ornamentales y floridas. Sus flores y su follaje la convierten en una de las plantas de interior más buscadas. Algunas se cultivan por su follaje y otras por sus flores. Existen tres grupos de Begonias: fibrosas, rizomatosas y tuberosas, y aquí te diremos cómo cuidar cada una de ellas.

Begonia

Quizás también te pueda interesar: Cuidados, propagación y problemas del Agracejo

Cuidados de la Begonia en primavera y verano

  • Begonia rizomatosa: prosperará con una temperatura de 15 °C durante todo el año. Para desarrollar flores y un follaje colorido, precisará tres o cuatro horas de luz del sol directo por día si lo que deseas son las flores, pero si prefieres su hojarasca, entonces tendrás que mantenerla protegida del sol directo.
  • Begonia tuberosa: proporciónale a tu planta luz brillante pero filtrada. Si la temperatura superara los 18 °C, coloca la planta en un plato con guijarros húmedos para que absorban humedad. Riégala de manera moderada y utiliza un fertilizante líquido, que contenga potasa, cada dos semanas en la estación de crecimiento. Riégala cada vez menos a medida que la planta se aproxime su periodo de latencia.
  • Begonia de raíces fibrosas: retira las hojas muertas y las flores marchitas, ya que si permanecen en la planta podrían pudrirse y afectar a otras hojas. Durante la primavera incrementa el riego para mejorar el crecimiento de la planta; riégala una o dos veces por semana. Las hojas se marchitan y las flores se caen si la planta no recibe la cantidad de agua que precisa. Vuelve a regarla nuevamente cuando cese la floración y abónala con un fertilizante líquido cada dos semanas en primavera y verano. Asegúrale una temperatura de 15 °C y proporciónale sombra extra si la temperatura ascendiera demasiado.

Begonia naranja

Cuidados de la Begonia en otoño e invierno

  • Begonia rizomatosa: riega la planta moderadamente en invierno, dejando que la superficie de la tierra se seque en los intervalos. Mantenla en un lugar sombreado donde no sea muy seca la atmósfera. En los meses de invierno no debes abonarla.
  • Begonia tuberosa: deja de regarla en otoño, cuando las hojas de la planta empiecen a caerse. Mantenla a una temperatura de 13 °C y suminístrale luz brillante pero filtrada. Cámbiala de maceta utilizando un compost con base de turba, y coloca en la base del recipiente unos trozos de tiesto para mejorar el drenaje.
  • Begonia con raíces fibrosas: si tu planta se encuentra muy desordenada, pódala para embellecer su forma, retirándole cualquier brote enfermo. Cámbiala de maceta en invierno antes de la estación de crecimiento si la planta ya la ha llenado. La temperatura ideal para tu Begonia es de 15 °C.

Te recomendamos leer: La Bignonia es una planta trepadora de rápido crecimiento ¡conócela!

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados de la Begonia durante todo el año?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta