Belamcanta chinensis también conocida como Belamcanda, Iris doméstica, Lirio leopardo o Blackberry. Es una especie procedente de China, Japón e Himalaya, la cual pertenece a la familia Iridaceae.

Belamcanta chinensis planta

Quizás también te puede interesar: La impatiens walleriana da unas flores muy coloridas ¡Descúbrela!

Características del Belamcanta chinensis

Planta rizomatosa, perenne y herbácea, de tallos que llegan a medir un metro de longitud. Las hojas son largas con bordes afilados y en forma de abanico, ya que son decorativas en sí mismas. Las inflorescencias son amarillas, anaranjadas o rojas con manchas, de ahí su denominación de Lirio leopardo. Es hermafrodita y cuenta con 3 estambres. La semilla es muy parecida a las moras, de color negro y se visualizan una vez que han caído los pétalos de la flor. Florece en julio y agosto y, a pesar de que las flores tienen corta duración (un día), son numerosas.

Cuidados del Belamcanta chinensis

Belamcanta chinensis

Se le considera como planta ornamental que al combinarse con flores bajas y de otros tonos que contrasten puede resultar excelente.

Es una especie que requiere de estar situada en semisombra o a pleno sol. Cuando existan heladas debe protegerse, ya que puede sufrir daños graves.

La Belamcanda precisa de suelos arenosos, fértiles y con un buen drenaje, pero no es capaz de soportar los encharcamientos. Los suelos arcillosos o cualquier que retenga el agua deben evitarse, porque puede causar problemas en la raíces. El pH debe ser ácido, neutro o alcalino.

El sustrato ideal es una mezcla de 2 partes de arcilla, 2 partes de turba y una parte de perlita o arena.

El abono debe ser una vez que se ha dado el crecimiento.

El riego debe ser moderado, pero en el invierno debe minimizarse drásticamente.

Se reproduce mediante la división de rizomas y también por semillas durante abril a junio.

Es una planta que resiste muy bien las enfermedades y las plagas. Sin embargo, cuando la humedad es muy alta, lo más probable es que pueda tener la presencia de hongos.

Si se llegase a consumir sus semillas por ser muy similar a las moras, pueden llegar a causar cierta toxicidad. Así que hay que tener mucho cuidado.

Aunque poco se sabe de ella y tiene ciertos cuidados, quizás pueda dar ese toque único que buscas en tu jardín. Así que si tienes la oportunidad de adquirirla, no lo dudes y admira la belleza de sus flores ¿Te gusta?¿La habías visto? Cuéntanos tu experiencia.

Imagen cortesía de: Raphael Silveira, Cultivar413

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta