Las mallas tutoras o mallas espalderas no son solo estructuras para ayudar a sostener un cultivo. Sino que gracias a ellas se obtienen grandes beneficios que valdría la pena conocer. Así que echa un vistazo.

Mallas tutoras

No dejes de leer: Herramientas de poda, utensilios imprescindibles para el jardín

Beneficios de las mallas tutoras

  • La malla tutora favorece en el crecimiento y desarrollo de la hortaliza.

El tallo de ciertos vegetales (como el pepino y el tomate) tienen la característica de ser angulosos, rastreros o postrados, lo que puede facilitar el contagio de microorganismos patógenos al cultivo, aumentando el riesgo de hongos.

  • Otra ventaja de las mallas es brindar apoyo a la hortaliza.

Al encontrar soporte, los zarcillos pueden sujetarse de alguna estructura o superficie, facilitando la función trepadora de la planta a la vez que sostiene el peso de la misma.

  • La poda es otro beneficio de las mallas tutoras.

Las hojas simples, ligeramente vellosas, de gran tamaño, en forma de corazón y con una epidermis con cutícula delgada, pueden volverse poco resistentes a la evaporación y exigentes a la humedad.

Beneficios mallas tutoras

Así que habría que realizar una poda de tallos y hojas y, este sistema lo hace más práctico. El tener un exceso de follaje puede generar mayor humedad provocando un microclima, ideal para el desarrollo de patógenos.

Incluso el tener mucho follaje puede que se vuelvan ineficientes los métodos de desinfección, ya que la aplicación fumigante no logrará accesar al interior del cultivo.

Otras virtudes de las mallas tutoras

  • Uno de los principales provechos de esta técnica es una mayor facilidad de manipulación de la planta, ya que permite trabajar con dos surcos a la vez.
  • Y por último, pero no menos importante, está la resistencia de las mallas tutoras.

Así que una vez que el cultivo está en su desarrollo total, se debe considerar el peso que tiene el mismo (con tallos, hojas y frutos) para ofrecer un gran soporte, evitando que el cultivo se venga abajo con todo y la malla.

Así que si estás en duda sobre si usar o no mallas tutoras, quizás con todo esto puedas tomar la mejor decisión.

Recuerda que una buena inversión siempre vale la pena y más si se trata de darle a nuestros cultivos un poco de todo lo que ellos hacen por nosotros.

Pero si ya cuentas con una malla tutora, cuéntanos qué otras ventajas has obtenido de esta adquisición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí