El Blechnum en un grupo de aproximadamente 200 especies que se encuentran distribuidas tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur. A pesar de su nombre, no son resistentes, pero se adaptan adecuadamente en el exterior, tanto sea en un balcón como en un jardín pequeño en semisombra.

Blechnum

Quizás también te pueda interesar: Calta, una planta de exuberante floración, ideal para decorar estanques

Algunas especies se pueden cultivar muy bien como plantas de interior, mientras que, para el exterior, se aconseja el Blechnum pennamarina, de origen neozelandés. Sus hojas, son de un color verde oscuro en forma de lanza y pueden alcanzar una altura de 60 cm aproximadamente. Otra especie popular es la Blechnum spicant que procede de Gran Bretaña y es mucho más erguida y exuberante que la anterior.

Cuidados del Blechnum en primavera y verano

Mantén el Blechnum en un sitio parcialmente sombrío porque precisa de mucha humedad. Riégalo abundantemente durante la temporada de crecimiento, es decir, de primavera a verano y abónalo con un fertilizante líquido suave, aplicando la mitad de la cantidad aconsejada en la etiqueta cada 30 días.

El Blechnum podrá responder favorablemente si durante los meses de verano en los que esté desarrollándose, le proporcionas dichos cuidados especiales.

Cuidados en otoño e invierno

En otoño e invierno deberás regar esporádicamente a tu Blechnum para mantener el compost húmedo, pero ten cuidado que el terreno no se seque por completo. Al igual que en verano, mantén tu planta en la sombra y trasplántala cada año a finales de invierno, haciendo uso de un buen compost de turba, mezclado con un poco de arena gruesa.

Otra alternativa es preparar tú mismo el compost, mezclando partes iguales de tierra negra, turba, arena y mantillo. Trasplanta las especies que germinan anualmente, y cada dos años, el resto.

Te recomendamos leer: Consejos para cultivar helechos en casa

Propagación del Blechnum

Las variedades de Blechnum que cuenten con raíces rizomatosas pueden dividirse al realizar el trasplante. Otras se cultivan mucho mejor a través de esporas y en una bandeja para semillas con dos medidas de turba y una medida de arena; después, humedécela antes de distribuir las esporas sobre su superficie.

Coloca la bandeja en un propagador y trata de mantenerla a la sombra a una temperatura que ronde los 21-24 °C hasta que las esporas hayan germinado. Este proceso puede llegar a durar aproximadamente unas seis semanas.

Finalizada la germinación, destapa la bandeja y transpórtala a un sitio semi-iluminado, pero continúa manteniendo la temperatura hasta que las plántulas hayan alcanzado unos 5 cm y puedas manipularlas con facilidad. Después, trasplántalas en macetas de 8 cm, repletas de compost normal.

Durante un año, mantén las plantas de Blechnum en el interior y a lo largo de este periodo, habrán alcanzado entre los 15 y 18 centímetros y estarán listas para ser colocadas en el jardín.

No hay comentarios

Dejar una respuesta