Aunque la mayoría de las Browalias son perennes, generalmente, se las trata como plantas anuales, dado que las semillas que se plantan en primavera producen flores ese mismo año. Todas las especies de la Browalia son de origen sudamericano y constituyen maravillosas plantas de interior. Una de las especies más conocidas es la Blue Troll, ya que es fácil de cuidar y es más pequeña que la mayoría de las demás Browalias. Sus hojas son brillantes, pequeñas y puntiagudas mientras que sus flores son de color púrpura con centros blancos. Se pueden cultivar en cestos colgantes para poder disfrutar de su brillante colorido.

Browallia

Quizás también te puede interesar: Beaucarnea, una planta de interior poco usual y espectacular

Cuidados de la Browalia en primavera y verano

Desde comienzos de la primavera hasta finales del verano, mantén a la Browalia en una temperatura que ronde entre los 13 y los 18 °C, aunque si hace mucho más calor, tu planta no sufrirá. Abónala cuando salgan los primeros botones florales y sigue haciéndolo hasta que termine el verano. Proporciónale buena luz y cuando las flores surjan, proporciónale un poco de sol. Asegúrate de que reciba aire fresco.

Cuidados en otoño e invierno

Trata a tu Browalia como si fuera una planta anual y déjala morir luego de la floración; o bien, cultívala como planta perenne, podando aquellas partes secas y manteniendo el compost ligeramente húmedo. Proporciónale una temperatura de entre 10 y 13 °C y espera a que cobre vida nuevamente.

Propagación de la Browalia

Browalia

Siembra las semillas en invierno haciendo uso de un propagador, o bien, coloca la bandeja para semillas en una bolsa plástica y mantenla en el alféizar de una ventana. Usa un buen compost para semillas, de textura porosa y entierra cada una de las semillas a 6 mm de profundidad. Consérvalas húmedas, a una temperatura que ronde entre los 10 y los 13 °C hasta que las plántulas logren desarrollarse.

Recuerda que las raíces en mal estado mostrarán que estás regando a tu planta en exceso; por tanto, hazlo con moderación. Las hojas pegajosas y sucias pueden indicar la presencia del pulgón verde; rocía con un insecticida a base de piretrina.

Si deseas prevenirlo, usa un insecticida sistémico en primavera y, después, utilízalo nuevamente dos o tres veces durante la época de crecimiento. Si ves que las hojas se caen, están marchitas o cerradas, entonces el ambiente está muy seco y deberás proporcionarle buena ventilación durante todo el año.

Imágenes cortesía de Prowen Winners y Serres Fortier.

No hay comentarios

Dejar una respuesta