La campana de Irlanda también conocida como flor de Shell, flor concha o Moluca bálsamo, es originaria de Asia occidental. El nombre botánico es Mollucela Laevis. Aunque se aplico erróneamente ese nombre, porque se pensaba que era nativa de las Islas Molucas. Pertenece a la familia de las Lamináceas.

Campana de Irlanda

Quizás también te pueda interesar: Ojo de poeta, planta de abundante floración

Características de la Campana de Irlanda

Es una planta anual que crece unos 50 cm de alto, la cual está rodeada de los cálices, de campanas compensadas de color verde. Las hojas son anchamente aovadas, en pares opuestos de unos 5 cm de longitud y margen dentando. Las flores son fragantes, con un cáliz acampanado y la corola blanca o rosada que se agrupan a lo largo del tallo.

Cuidados de la Campana de Irlanda

Campana de Irlanda planta

Las Campanas de Irlanda crecen en pleno sol o sombra en un suelo franco, fértil, suelto y de un buen drenaje. Pueden sembrarse al aire libre en la primavera tan pronto como el suelo este listo.

Los trasplantes no son necesarios, ya que la siembra puede hacerse directamente en el lugar de asiento.

Para evitar su derrocamiento es preciso plantarla en zonas protegidas de alto viento.

Los riegos deben ser moderados o medios y solo se deben intensificar los días más calurosos del verano.

Se puede propagar por medio de semillas. Para las flores anteriores se debe comenzar de 8 a 10 semanas antes de la plantación. Las semillas germinan entre 25 y 35 días a 50˚F.

No requiere de ningún tipo de abono especial, tan solo les basta uno que sea para jardín. Al estar cultivadas en macetas, si el sustrato es el idóneo tampoco precisan de cuidados especiales con respecto al fertilizante.

Para secarse se deben colgar boca a bajo en un lugar oscuro, ya que se pueden emplear para arreglos.

Son ideales para combinar con otras plantas florales macizos y canteros. Además su vara floral se usa como flor cortada para jarrones y ramos de novia.

Las plagas más frecuentes están formadas por los áfidos, pero se pueden combatir fácilmente y es mediante el uso de insecticidas sistémicos, los cuales la planta los incorpora en sus jugos vitales.

Sin duda es una planta que con pocos cuidados lucirá hermosa. Además, se tiene la opción que al secarse se puede seguir disfrutando, ya sea como parte de la decoración para dar ese toque único ¿Te gusta?¿La conocías? Cuéntanos tu experiencia

Imágenes cortesía de: Dwight Siler

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta