El nombre científico es canna, planta perenne que pertenece a la familia de las Cannaceas.  Se le conoce también cono lengua de dragón, achera, biri, cucuyús, caña de Indias, juquián o Papantla. Es originaria de las regiones tropicales y subtropicales de América. Aunque hoy en día se ha naturalizado en muchas partes del mundo. Presenta un aspecto único y el cultivar las cannas no es nada exigente, por lo que vale la pena embellecer el jardín con su presencia.

Cultivar cannas

Cultivo de las cannas

Plantación

Las cannas se pueden plantar en la primavera después del peligro de las heladas. Los mejores resultados se logran cuando se plantan en un suelo suelto fértil y con buen drenaje. Lo recomendable es comprar rizomas de cannas a tiempo para poder plantarlos a finales de febrero y hasta finales de abril.

Antes de la siembra de primavera, el suelo puede modificarse con compost, estiércol y un fertilizante con alto contenido de nitrógeno. Las cannas toleran una amplia gama de condiciones de crecimiento. Precisan ubicarse a pleno sol, ya que requieren un mínimo de cuatro horas de luz solar directa.

Plantar los rizomas a 30 cm de distancia y colocar la parte larga del rizoma horizontal sobre la superficie de la tierra. Esto no es de gran relevancia, ya que los cannas crecerán sin importar la dirección en que se planten.

En las regiones más frías, los rizomas se pueden plantar en macetas y colocar en condiciones de invernadero. Cuando haya pasado el peligro de las heladas, habría que retirarlos de la maceta y plantar afuera. Mantener el suelo suelto y libre de malas hierbas para que las cannas crezcan bien.

El riego debe ser moderado, una vez a la semana empapando de a poco alrededor de las raíces. En cuanto al abono, es necesario para obtener un rendimiento óptimo. Aplicar un fertilizante foliar con alto contenido de nitrógeno dos veces al mes. La materia orgánica convertida en el suelo, como el estiércol compostado también será de gran ayuda. Si bien, las cannas seguirán floreciendo, es mejor cortar las flores viejas gastadas y quitar las vainas de semillas. Por lo que convendría saber qué plantas rizomatosas podrán combinar en el jardín para que todo el tiempo luzca colorido.

Problemas de la canna

Existen plagas que pueden dañar las plantas como la oruga, por lo que habría que aplicar insecticidas sistémicos de manera regular. La araña roja es otra plaga que puede atacarla, por lo que si llegara a aparecer, se deberá combatir con un insecticida a base de malathion. En caso de que aparezca el pulgón verde, usa un insecticida de piretrina antes de que la plaga ataque los brotes nuevos.

Almacenamiento

Achira

Retirar los tallos viejos y dejar los rizomas de cannas en grupos con el suelo intacto. Apilar los bloques y cubrir con plástico y almacenarlos en el sótano, bodega o en un lugar fresco. Nunca colocar en bolsas de malla que permitan que los rizomas se sequen demasiado.

Los rizomas se pueden lavar, dividir y estratificar con turba en cajas de cartón con tapa o en bolsas de plástico. Unos pocos agujeros a los lados ayuda a dar una pequeña cantidad de flujo de aire.

No dejar que los rizomas se congelen durante el almacenamiento. La temperatura ideal de almacenamiento es de 15˚. En las zonas cálidas donde el suelo no se congela, las cannas se pueden dejar en el suelo durante todo el invierno. Cortar el follaje hasta el ras de piso y, si es necesario, cubrir el macizo con recortes de césped, hojas, compost, paja de heno, etc. Las cannas pueden esclarecerse en la primavera cada dos o tres años excavando áreas gruesas para permitir el espaciado entre las plantas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí