El ají decorativo o pimiento ornamental, también conocido por su nombre científico Capsicum, pertenece a la familia de las Solanaceae y es una planta de interior inusual que se cultiva más por sus frutos decorativos que por sus flores o follaje.

capsicumLos frutos del ají decorativo comienzan siendo verdes y, posteriormente, se colorean en diversos matices de amarillo y anaranjado, hasta que, finalmente, se vuelven rojos. A diferencia de los pimientos comestibles, estos pimientos son solamente ornamentales y no se comen debido a que son demasiado picantes.

Los Capsicum son pequeñas plantas arbustivas, de color verde oscuro, entre 30 y 38 cm de altura. Estas aparecen en la venta al principio del invierno, cuando ya hay flores blancas que, posteriormente, fructifican. Sus plantas son anuales y, por tanto, suelen marchitarse principios de la primavera luego de que haya culminado la producción de frutos. También existen plantas híbridas, sumamente atractivas, y presentan colores variados y frutos de diversas formas.

Cuidados del Capsicum en primavera y verano

Durante el verano, el Capsicum es una planta que estará desarrollándose hacia la madurez; surgirán flores pequeñas de color blanco, casi insignificantes. Si deseas cambiar la planta de maceta, utiliza un buen compost y proporciónale a tu ají decorativo buena luz, especialmente cuando sus frutos estén madurando, y mantén la temperatura entre 10-21 °C.

Mantén la planta siempre regada durante la estación de crecimiento, especialmente cuando la temperatura incremente; sin embargo, déjala secar entre riegos. Agrega un fertilizante al agua, cada semana.

Cuidados del Capsicum otoño e invierno

Durante esta época, tu planta presentará su más bello aspecto ornamental, de manera que deberás mantenerla una temperatura mínima de 10 °C, o de lo contrario, se deteriorará. Riégala lo suficiente como para que el compost se mantenga siempre húmedo.

Propagación y problemas del ají decorativo

Siembra semillas en invierno-primavera usando un compost. Mantenlo húmedo y a una temperatura de 18-21 °C. Una vez que las plantas aparezcan, proporciónales aire fresco y de esta manera evitarás que se pudran por la base.

En cuanto a problemas y enfermedades, las hojas marchitas y debilitadas, demostrarán que no la estás regando adecuadamente; no está recibiendo demasiada luz; que has olvidado de abonarla; o bien, que la temperatura no es la correcta; actúa corrigiendo estos problemas. Por otro lado, pequeños insectos blancos, conocidos como moscas blancas que vuelan en forma de nubes, surgirán cuando la planta esté depauperada. Utiliza un insecticida sistémico.

Por otra parte, si encuentras telas delgadas entre los brotes, será una señal de que la araña roja está presente; esta solamente aparece con un aire muy seco.

Te recomendamos leer:

¿Qué te ha parecido este post sobre los cuidados, propagación y problemas del Capsicum? Deja tu comentario.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta