En jardinería un bancal elevado va a proporcionar varias ventajas, que a la larga van a resultar muy favorecedoras. Existen varios tipos de bancales y de múltiples formas para realizarlos. Así que vayamos a conocer sus características para tenerlo en ese espacio verde.

Bancal elevado características

Quizás también te pueda interesar: Pasto en rollo, un jardín casi de forma instantánea

Características del bancal elevado

El bancal elevado va a proporcionar un aspecto ordenado y lindo, sin importar si se tiene un espacio pequeño, ya que va a permitir sacar el máximo rendimiento. Además, ayuda a mantener alejado el pasto y la mala hierba. La clave del bancal profundo se vincula con una tierra aireada, mullida y esponjosa para que las raíces de los cultivos se desarrollen mejor, ya que de este modo tendrán más espacio y resulta más fácil la captación de nutrientes y agua. Lo que a su vez va a brindar salud y vigor a las plantas y, con ello, menos plagas y enfermedades.

Las dimensiones que debe tener el bancal para poder optimizar es de unos 20 cm de alto y 1,20 m de ancho. Si se hace más bajo, no podrá alejar a las plantas o cultivos de la mala hierba. Asimismo, si el bancal es mucho más ancho, va a incrementar la dificultad para poder trabajar.

Cómo se construye un bancal elevado

Bancal elevado

Para construir un bancal elevado se debe eliminar la primera capa de pasto y soltar la tierra. Enseguida colocar ramas secas y poner una capa de estiércol o materia orgánica que este medio descompuesta. La siguiente capa debe ser verde, es decir, que tenga pasto cortado u hojas de podas, desechos verdes cocidos (que estén bien picados o cortados muy finamente).

Luego poner una gran cantidad de papel periódico o cartón y otra capa de compost. Al final colocar una capa de acolchado, ya sea paja, hojas secas o pasto seco. Es preciso considerar mojar los materiales y las plantas que se van a poner deben estar juntas para que ayuden a generar un microclima que otorgue estabilidad.

Recuerda que para el bancal elevado se puede emplear varios materiales para cercarlo como piedras, ladrillos, madera aserrada, chapas de zinc, sacos de arena, troncos, bloques de hormigón y ramas, entre otros.

Así que si eres un aficionado o experto en la jardinería, no puedes dejar de probar este método para que veas todas las ventajas que trae consigo ¿Qué te parece?¿Te animas? Ahora que si ya tienes el tuyo, cuéntanos tu experiencia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta