Si eres de los aficionados a los árboles frutales y tienes la dicha de tener unos cuantos en el jardín. Seguramente alguna vez experimentaste que los cítricos no estaban de todo bien. Así que es buen momento de saber qué carencias nutricionales tienen para poder corregirlas cuanto antes.

Cítricos carencias nutricionales

No dejes de leer: Fertilizantes orgánicos para nutrir las plantas

Qué pasa tras las carencias nutricionales en los cítricos y cómo corregirlas

Un árbol frutal puede tener un aspecto lindo y saludable, pero sus frutos quizás no sean de buena calidad. La buena noticia es que esto puede tener solución para poder corregirlo cuanto antes.

Primero es necesario tener en cuenta que un cultivo puede presentar deficiencia de un elemento mineral por 2 razones. La primera es por naturaleza del propio suelo, es decir que es pobre el elemento en cuestión. La segunda es que no es asimilable por la planta aunque este presente en el suelo, ya sea por incompatibilidad entre elementos, o bien, por un pH inadecuado.

Así que conoce las posibles carencias de los cítricos, aunque las más comunes son por falta de manganeso, zinc, hierro y magnesio.

Nitrógeno

Es el elemento más sobresaliente e importante, ya que influye de manera directa con el crecimiento, floración, rendimiento y calidad del producto.

La falta de nitrógeno hace que las hojas se tornen amarillas y viejas, sobre todo es más intenso en las que están próximas en los frutos. También hay menos hojas y son de tamaño pequeño. En cuanto a los frutos tienen la corteza fina y son pequeños.

Ahora bien, un exceso del mineral vuelve a la corteza gruesa, con alteraciones fisiológicas como abultamientos, además de ser más propensa al ataque de ciertos parásitos.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con urea en cualquier época del año, aunque es mejor en la primavera. El abono nitrogenado en forma de nitratos, o bien, aplicar amoniacal a finales del invierno.

Potasio

La deficiencia se limita a suelos de textura arenosa o con un elevado contenido en caliza.

Requiere de análisis foliares para poder detectarlo. Las hojas viejas suelen enrollarse y se desprenden con mucha facilidad. Además, las plantas se vuelven sensibles al frío y la sequía. En cuanto a los frutos son pequeños, de corteza fina, algo ácidos, cambian de color antes de tiempo. Asimismo, minimiza la calidad de los frutos y se pudren con mucha facilidad.

Para corregirlo habría que aplicar nitrato potásico en pulverización foliar al 2-3% antes que los frutos caigan. En el suelo colocar un fertilizante N-P-K con una buena cantidad de potasio o sulfato potásico.

Boro

Es muy poco común, ya que se aporta boro en los fertilizantes. La carencia puede generar hojas translúcidas en las jóvenes y amarilleamiento de nervios en las viejas. En los frutos se observan bolsas de goma al interior del albedo, machas y abultamientos en la corteza. También se produce exudación de goma por la madera.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con ácido bórico.

Fósforo

Es de las carencias nutricionales poco frecuentes y difícil de detectar.

Dentro de los síntomas es que las hojas palidecen, van perdiendo brillo y son pequeñas.  Incluso se reduce la floración, los frutos carecen de zumo, desarrollan una corteza muy gruesa y los gajos se separan con facilidad.

Para corregirlo habría que abonar fosforado que al fijarse rápidamente al suelo se puede aplicar en cualquier época, aunque de preferencia es mejor en la primavera. Los fertilizantes que se aplican son fosfato amónico, superfosfato y fertirrigación ácido fosfórico.

Magnesio

Si existe una carencia suele presentar amarilleo en forma de “V” invertida en el ápice de la hoja, sobre todo en hojas viejas. Incluso el rendimiento y la calidad de la cosecha es menor. En cambio, un exceso provoca la desecación de la pulpa en el haz central y alteración de los frutos (granulosis).

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con nitrato de magnesio o sulfato de magnesio. En el suelo colocar sulfato de magnesio en la primavera o el verano.

Zinc

Una carencia de zinc podría provocar un tono amarillo blanquecino alrededor de los nervios secundarios en las hojas jóvenes, disminución de tamaño y una perdida significativa en el vigor del vegetal.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con sulfato de zinc en la primavera.

Carencias nutricionales cítricos

Cobre

Es muy difícil observar los daños, ya que los tratamientos fungicidas aportan cobre. Los frutos y las ramas exudan goma, lo que propicia manchar dichos frutos. Mientras que las hojas toman un color verde oscuro y un tamaño superior al común. En cuanto a la floración, es excesiva y causa la caída masiva de frutos.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con oxicloruro de cobre.

Hierro

Es la carencia más habitual, propia de aquellos suelos alcalinos que retienen el calcio procedente del carbonato cálcico existente en el suelo, por lo que la planta no puede asimilarla.

Si hay carencia de hierro, muestra amarilleo en hojas jóvenes hasta los nervios. En el caso de una carencia mayor, la producción queda afectada y los frutos que puedan llegar a contarán con algo de zumo y serán de un tamaño pequeño.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con sulfato de hierro. En el suelo colocar sulfato de hierro o quelatos de hierro.

Manganeso

Cuando hay la falta de manganeso las hojas presentan amarilleo en la zona internerval de las hojas jóvenes. Por lo regular aparece con la carencia de zinc.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con sulfato de manganeso en la primavera. Aplicar una mezcla de sulfato de manganeso y sulfato de zinc además de carbonato cálcico (como neutralizador) en la primavera para tratar ambas carencias. Para un mayor refuerzo en el verano.

Calcio

El diagnostico requiere de un análisis foliar y de suelo. La carencia de calcio suele presentar clorosis marginal en el borde de la hoja que avanza al interior y una falta de vigor del vegetal. Además, de producir una pérdida de calidad en la post cosecha.

Por el contrario, un exceso provoca granulosis en los frutos.

Para corregirlo habría que emplear tratamientos a base de caliza o yeso, así como fertilizantes con calcio.

Molibdeno

Es una carencia poco común. Suele presentar hojas curvadas hacia arriba y manchas circulares entre los nervios.

Para corregirlo habría que realizar una pulverización foliar con molibdeno soluble en agua y aplicado después de la floración.

Así que es importante que nuestros árboles frutales y toda especie cuente con los nutrientes necesarios para que pueda desarrollarse de manera adecuada.

¿Qué te parece esta información respecto a las carencias nutricionales de los cítricos?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta