Con la llegada del frío pocas cosas pueden dar esa temperatura. Sin embargo, no hay nada que puede igualar ese calor natural del fuego y las llamas que una linda chimenea. Así que si estás pensando en adquirir una para tu hogar, es preciso conocer los tipos para poder elegir la que más de adecue a tus necesidades.

Chimenea tipos

Chimenea y sus tipos

Tradicional

La chimenea tradicional o de leña es por lo regular de ladrillo y piedra. La cual de aportará un toque rústico y muy acogedor a la decoración. Precisa de una instalación de un tubo o chimenea exterior para que pueda salir el humo. Es necesario que se limpie constantemente para evitar la acumulación de hollín. Además, requiere de leña para producir el calor. Y en algunos casos puede ser un poco complicado para poder encenderla.

Estufa de alto rendimiento

Una alternativa eficiente a la chimenea tradicional es la estufa de alto rendimiento. Este tipo de estufa cuenta con una cámara de hierro fundido con una ventana de vidrio que permite ver las llamas. Incluye un tubo largo, el cual está diseñado para que el humo y los gases de la combustión salgan sin estar dentro del hogar. Los hay de distintos modelos y dan un estilo único y moderno al ambiente.

Estas estufas son un 50% más eficientes que las tradicionales y precisan de 1/3 de leña para poder producir la misma cantidad de calor, lo que va a permitir ahorrar a la larga e invertir en la instalación. 

Chimenea

Chimenea de gas

La chimenea de gas no requiere de instalación de un tubo y son más sencillas, ya que no generan hollín. Se pueden encender y apagar con un interruptor y pueden incluir un temporizador para que apague de forma automática. Incluso se puede graduar el calor con un termostato. Estas chimeneas funcionan con gas propano o gas natural y pueden incluir troncos artificiales. Las hay de distintos tamaños y formas y, se pueden instalar en cualquier parte de la casa.

Chimenea de etanol

Esta chimenea está de moda y sin peligro para el medioambiente. Funciona con etanol, siendo un tipo de alcohol que arde sin emitir humo u olor. Es ideal para quienes les gusta ver una llama viva sin lidiar con instalaciones complicadas, gas, leña, hollín, etcétera. Lo único es llenar el depósito con el combustible, prender la llama y proteger con un vidrio. Aporta un toque único y sofisticado al lugar.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta