Si te gustan las orquídeas pero no tienes una casa lo suficientemente cálida como para poder cultivarlas, el Cimbidium te encantará, dado que es una planta hermosa. Podríamos decir que la mayor virtud de esta hermosa orquídea es que se trata de un espécimen muy fácil de cultivar; incluso soporta ciertos descuidos y, aun así, se las arregla muy bien para desarrollar unas flores maravillosas.

Cimbidium

Quizás también te pueda interesar: Conoce los cuidados del Árbol de las pelucas o Cotinus

En su hábitat natural, el Cimbidium suele crecer tanto en el suelo como los árboles; así como también, en las áreas semidesérticas y en las más lluviosas de Australia y el Lejano Oriente. No obstante, las especies de interior, son del tipo que crece en árboles.

El Cimbidium es tan popular que los cultivadores han desarrollado numerosos híbridos que dan flores en una amplia variedad de colores: desde el blanco hasta el rojo y, muchas veces, podrás encontrar flores con el centro de otro color. Cada espiga puede albergar aproximadamente 15 flores de 7 cm de diámetro cada una, y la planta puede llegar a tener tres o más espigas; cada flor dura seis semanas.

Los híbridos de Cimbidium se encuentran divididos en dos grupos: los normales y los miniatura, siendo estos últimos los ideales para plantar en el interior.

Cuidados en primavera y verano

Cimbidium 2

Las orquídeas precisan ser trasplantadas una vez cada cuatro años durante la primavera. Si no consigues un buen compost, siempre podrás hacerlo tú mismo mezclando una medida de tierra negra fibrosa, una de arena lavada de río y dos de musgo sphagnum. Asegúrate de que el drenaje sea bueno y si fuera necesario coloca algunos trozos de maceta rota o piedrecillas en la base del recipiente.

En primavera y verano riégala abundantemente e incorpora algunas gotas de fertilizante líquido con alto contenido de nitrógeno al agua cada 14 días. Hacia finales del invierno, cambia un fertilizante con mayor contenido de potasio.

El Cimbidium prefiere una atmósfera húmeda y un sitio luminoso, pero no al sol directo, dado que esto podría chamuscar las hojas. La temperatura ideal será entre 15 y 24 °C.

Cuidados del Cimbidium en otoño e invierno

Cimbidium 1

Algunos Cimbidium florecen desde finales del otoño hasta principios de la primavera, y durante esta época, precisan cuidados especiales. Esto quiere decir que florecerán adecuadamente con una temperatura de entre 15 y 18 °C y en un sitio donde haya buena circulación de aire.

Mantén tu Cimbidium en un sitio iluminado, pero no expuesto a los rayos del sol ni a la sombra total. De ser posible, recoge agua de lluvia o utiliza agua templada del grifo. Riega tu Cimbidium abundantemente y espera que el compost se haya secado antes de volver a hacerlo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta