Una pasión por descubrir

Clemátides.

Necesidades. Las clematides prosperan bien en suelos fertiles, ricos en humus, con un pH 6-7, hay que mantener la planta humeda, aunque no soporta los encharcamientos. Si tu suelo no es lo suficientemente fertil añade compost, estiercol bien fermentado o nueva tierra fertil. La mayoria de las clemátides gustan de tener sus raices a la sombra y la parte aerea directamente al sol. Las variedades con colores sólidos como violetas, rojos, azul oscuro etc les suele gustar el sol. También le gusta el sol a las variedades de petalos dobles. Clematides de colores suaves, pastel crecen y florecen bien en zonas de semi sombra, o muros orientados al norte. Orientaciones completas al norte, les viene muy bien a variedades bicolores.

La mayoría de las clemátides son muy sensibles a la sequia. Tampoco les gusta los vientos muy fuertes, pues la desecan y tienden a marchitarla.

Usos de las clemátides.

Es un placer ver florecer una clemátide, la podemos utilizar en muros y vallas, también adecuada para estructuras de jardin como pergolas, arcos etc. y también es una trepadora que puede ser utilizada para colocar cerca de árboles o plantas vivas para que trepe por ellas pues sinergia bien con árboles grandes.

clematis%20madame%20lecoultre01%20Small

Plantación y cuidados.

Las clemátides se venden en contenedores, nunca adquieras una clemátide a raiz desnuda, pues será muy dificil que prospere. La primera impresión que uno tiene al adquirir una planta de clematides es una sensación de debilidad, pues son tallos muy degados, con yemas pequeñas laterales. No importa, cuando la plantes se desarrollara bien sin problema, ten paciencia, la veras crecer.

Sumerge la planta totalmente en agua para que absorva la maxima cantidad de agua, sácala de su maceta e introducela en el hoyo que previamente has preparado, se generoso haciendo el agujero, de al menos 40x40x40. No rompas las raices que deben estar compactas para no tener problemas. Añade sustrato vegetal en el culo del agujero antes de asentar la clemátide. La profuncidad de plantación debe ser 5-10 cm más hondo que el existente en la maceta.

Compacta el suelo firmemente y riega seguidamente. No insistas en agarrar la clematide ahora al muro o a la valla, dejala suelta y añade algo de corteza de pino en el suelo para proteger sus raices, que haga de mulching, el suelo se deshidratara menos y eso favorece a la clematide.

El mulching también previene durante el verano de excesivo calor a las clemátides en el suelo. Las clemátides prefieren tener su parte baja protegida de las insolaciones directas. Una opción es plantar junto con la clematide otro tipo de plantas rastreras como vincas, siemprevivas, aptemias, mesem, etc..

Las clemátides necesitan de agua copiosamente, si puedes instalar un riego por goteo automatizado mejor, puesto que debemos mojar bien la raiz, por que mojar mucho la planta solo nos traera problemas de hongos y enfermedades, ademas de que estropeariamos la flor.

La planta debe ser abonada regularmente una o dos veces al año, en primavera y a finales de verano con abonos ricos y limpios de cloro. Los mejores fertilizantes son los de liberación lenta.

Enfermedades y plagas.

Los problemas más comunes de una clematide tiene que ver con la existencia de hongos, tipo oidium y también mildium, ambos son muy fáciles de combatir con fungicas cupricos o fungicidas polivalente de amplio espectro que podemos conseguir en cualquier comercio. En cuanto plagas, pulgones y acaros pueden aparecer, aunque no son muy comunes, los tratamientos serán parecidos si se diera el caso a nuestras otras plantas de jardín.

hf%20young2%20Small

Poda.

Existe una clasificación internacional sobre la poda de clematide, grupo 1, grupo 2 y grupo 3.

Grupo 1: Variedades que no se podan. Son variedades que florecen en ramas producidas el año anterior como la clematide “montana”. Estas no se podan generalmente, aunque es necesario podarlo si crece desordenadamente, pero nunca menos de 1 mt desde el suelo.

Grupo 2: Variedades con una poda ligera, suelen ser flores grandes que empiezan a floreceer en Mayo o tempranamente en Junio, empiezan floreciendo en ramas del año previo y siguen floreciendo ligeramente en las ramas del año. En este grupo la poda consistirá en el corte de ramas a una altura de 1-1,5 metros sobre el nivel del suelo. Cuanto más jóvenes son las plantas, la poda será más cercana a la base.

Grupo 3: Poda drastica y fuerte. Poda en especies que florecen sobre ramas del año desde el final de Junio y julio. Estas variedades como las Jackmanii o las clematides orientales deben ser podadas energicamente para provocar madera del año.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta