Resulta fácil distinguir la copa de un arce, sobre todo cuando el otoño se hace presente. Y es que las copas antes verdes, se transforman en un arcoíris de intensos tonos amarillos, naranjas, rojos y marrones con una gran variedad de matices. Muchos de ellos con vistosos tallos y cortezas ornamentales.

La enorme versatilidad ha atraído las miradas de los amantes de las plantas y las personas en general que logran admirar su belleza en todo su esplendor. Así que los jardines urbanos con arces aportan todo un amplio abanico de posibilidades decorativas.

Jardines-urbanos-con-Arces

Coloridos arces para jardines urbanos

No hay árbol como el arce que se preste a tantos estilos y logre adueñarse del lugar como es el caso de los jardines urbanos, ya sea que estos sean discretos o de grandes dimensiones, pero que enmarcan una postal para el recuerdo.

En ciudad. La especie ideal para patios es el Arce de Japón, de follaje espectacular, recortado en color purpura, dorado o verde, según la variedad. El arce de Japón resiste la polución urbana y no roba luz en el invierno.

Es una especie que puede plantarse en un jardín pequeño, pero se tiene que podar todos los años a finales del invierno para recortar las ramas antes de que rebrote la vegetación.

Todos los arces son capaces de soportar una tala regular por estética. En maceta es fácil de conservar, pero habría que prevenir un sistema de riego automático, ya que son sensibles a los episodios caniculares. El crecimiento se ve limitado y no requiere ser menos podado. La poda de un arce en maceta tiene como objetivo mantener un porte compacto.

En jardín naturalista. Los arces se adaptan bien a los estilos de jardines naturales, seleccionando variedades más boscosas como el Arce común o Arce de Montpellier.

El Arce griseum es una especie excelente para este tipo de jardines, sobre todo porque no crece muy grande.

El Acirón es una gran propuesta para arces pequeños. Además, es posible efectuar una poda en los arces y esta debe ser ligera para no desfigurar la especie.

Coloridos-arces-jardines-urbanos

En jardines contemporáneos, donde se busca la belleza del tronco, el Arce piel de serpiente ofrece todo un espectáculo de color. En combinación con el bambú y las gramíneas con un follaje en invierno, se logra obtener una combinación perfecta que no pasa de moda, por el contrario, adquiere más valor. Habría que despejar la silueta del árbol para hacerlo más sobrio.

La silueta única del Arce del Japón puede adaptarse a jardines contemporáneos. Sin embargo habría que tener presente otras variedades de arces, sobre todo aquellas variedades de hojas púrpuras. Suele crecer rápido y resaltan las floraciones blancas y follajes dorados.

En jardines grandes. El Arce del azúcar es de las variedades más bonitas que pueden llegar a desarrollarse con grandes dimensiones. Al crecer libremente, se tornan muy altos si se dejan por mucho tiempo. Una vez plantados, no precisan de muchos cuidados, solo habría que elegir la especie en función al suelo, ya que algunos arces necesitan más frescor en el verano.

Así que si quieres una nota colorida en los jardines urbanos, no dudes en pedir que coloquen más arces en parques o jardines. Seguramente desearás que llegue el otoño para disfrutar de esos bellos ejemplares. Sin embargo, no está demás que conozcas más sobre el uso de color en los espacios verdes o jardines para que logres reconocer su lenguaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí