La araña roja es una plaga frecuente en las plantas, este ácaro debido a su tamaño puede pasar desapercibido mientras se alimenta. Por ello, es importante saber cómo descubrirlo para poder combatirlo.

combatir-arana-roja

Quizás también te pueda interesar: Jabón potásico para combatir las plagas

La araña roja (Tetranychus urticae) tiene la capacidad de alimentarse de casi cualquier planta, tanto las ornamentales como las hortícolas. Es quizás de las plagas más frecuentes junto a la cochinilla y el pulgón, pero la diferencia es su tamaño mucho más pequeño. Así que se requiere de una lupa para poder detectarla.

Síntomas de la planta con la plaga

Las arañas suelen ser de tonos rojizos. Pero en el verano el color puede cambiar a verde o marrón. Se pueden ver en las hojas, sin embargo, antes de que las puedas notar, podrás percibir ciertos síntomas en la planta.

La araña roja forma una colonia en el envés de las hojas, ya que ahí se siente protegida, la forma en que se alimenta es al succionar los jugos celulares. Pueden presentar telarañas o manchas pequeñas (puntos cloróticos), lo que da como resultado hojas deformes, secas hasta el punto de caer.

El estado general de la planta también se ve afectado como el retraso de crecimiento, disminución de la floración o producción de frutos.

Eliminar la araña roja

arana-roja

Esta plaga se puede multiplicar rápidamente si tiene las condiciones favorables. Así que para empezar a combatir este ácaro es preciso poner a remojar las zonas afectadas para frenar el problema. Ahora bien, si la colonia persiste la retirada manual es una opción.

Si la plaga está muy extendida, es necesario seguir tratamientos de acción acaricida. Para ello te enlisto unos cuantos.

  • Aceite de neeem: es un tratamiento natural que funciona para diversas plagas. Es más se puede utilizar solo o junto con el jabón potásico para poder potenciar los efectos.
  • Jabón potásico: este tratamiento no provoca toxicidad en animales, mascotas o seres humanos, siendo respetuoso con el medio ambiente. Actúa reblandeciendo el exoesqueleto de los ácaros.
  • Azufre: para este método se debe espolvorear azufre, el cual sirve para prevenir y frenar hongos como el oídio. Incluso es un excelente acaricida.

Es importante realizar las aplicaciones a primera hora de la mañana, sin lluvia ni viento que pueda entorpecer el cometido. Recuerda que debes hacer al menos 3 aplicaciones para asegurar la efectividad, espaciando un par de semanas entre ellas.

Imágenes cortesía de: Ángel Hernansáez, chausinho,

No hay comentarios

Dejar una respuesta