Color-paisaje

Cómo combinar los colores en el jardín

Muchas veces hemos visto composiciones increíbles que nos dejan maravillado, sobre todo en los jardines ingleses. Pero para poder dominar el diseño de composiciones vegetales, es primordial saber qué colores se fusionan o empastan mejor unos con otros.

Así que si quieres aprender a combinar los colores en el jardín, a continuación te decimos cómo hacerlo de acuerdo a la teoría del color aplicado a la jardinería y el paisajismo.

Teoría del color

Si bien, existe un sin numero de especies para lograr implementar, no todas se pueden disponer en una misma locación. Está claro que si una planta se caracteriza por pertenecer a una categoría de sombra o media sombra y otra especie que requiere de mucha luz, su combinación puede ser difícil, pero se puede encontrar la forma de que compartan un mismo lugar en el jardín.

La teoría del color se trata de combinar colores basándonos en la rueda. La rueda representa todos los colores que puede apreciar el ojo humano distribuidos en un círculo en un determinado orden.

Es como un arcoíris circular. La disposición de colores en esta rueda va a determinar las posibles combinaciones entre sí para poder crear efectos intensos, vistosos o espectaculares.

La conjugación de colores a partir de los primarios (azul, rojo y amarillo) para crear secundarios (verde naranja y violeta) y, finalmente, obtener los terciarios. Estos se pueden ver en el arcoíris para combinar plantas de muchos colores de manera acertada en el jardín.

Función de la posición de la rueda y sus usos

De acuerdo a la posición de la rueda y sus posibles usos se puede hacer la siguiente clasificación.

Colores análogos. Son los que se encuentran contiguos en la rueda de color formando tonalidades graduales. Esto sería el amarillo, naranja y rojo, los tres tonos de azules y malvas para formar composiciones de tonos similares. En función de la parte de la rueda que se eligiera, tendría un aspecto frío si se opta por los azules, mientras que con el amarillo sería un aspecto más cálido.

Colores complementarios. Consiste en combinar los colores que se encuentran en los lados opuestos de la rueda, creando contrastes más llamativos y con fuerza. Son mezclas más dramáticas. El azul es complementario del amarillo y el rojo destaca sobre el verde porque es un complementario.

Colores neutros. Blanco y gris son los comodines que hacen que destaquen los colores. También depende de la intensidad y si se busca un mayor contraste entre colores claros y oscuros. El contraste entre verde y el rojo, complementarios entre sí, con la particularidad de que el verde tiene un poco gris, iluminando o aclarando el tono verde y creando un contraste con el rojo y con un granate intenso.

Composiciones monocromáticas. No tienen porque ser aburridas. Se pueden crear jardines fantásticos con un solo color de floración, con una o varias especies vegetales e incluso el verde es un color precioso que combina entre sí, pudiendo jugar con las texturas y las sombras. Asimismo, el marrón es un color que aparece en los jardines de plantas vivaces que en invierno forman composiciones únicas y espectaculares.

Significado del color para decorar el jardín

Todos aquellos que trabajamos con los espacios verdes sentimos una especial consideración a los colores que las plantas aportan, disfrutando de su combinación, diseño, efecto y sensación que las hacen únicas. Pero cada color tiene su significado.

Colores blancos. El blanco es un color frío, neutro y dramático. También es pureza e inocencia. Se utiliza en zonas umbrías, por que nos hacen resaltar todo, pero sin abusar, ya que mucho blanco enfriará el ambiente en demasía.

Colores rosas. Los rosas puros son mezclas de rojos y blanco, pero los rosas en las plantas tienen infinidad de variaciones en sus tonalidades. Pero los rosas pueden ser difíciles de encajar, así que evita mezclarlo con los naranjas que te harán mal a la vista.

Los rosas suaves son los más agradables, provocan armonía y generan tranquilidad. Muy interesante las mezclas de rosas y blancos.

Colores naranjas. Es un color complejo, asumiendo muchos matices, melocotón, albaricoque, ámbar, mandarina puro, etcétera. Los colores naranjas brillan con naturalidad. Su mejor contrapunto es el verde. Muchos naranjas juntos provocan sensación de sequedad. Una buena combinación si se tienen las fachadas de la casa en ladrillo. El color naranja es un color otoñal.

Colores verdes. Seguramente el color más común del jardín, al igual que otros colores su variedad en los tonos es inmensa. Consideramos el verde un color neutro, en zonas de sombra mejor utilizar verdes tamizados de toques amarillos y blancos, para dar mucha alegría. Los verdes vivos son ideales para casi todos los colores de las flores. Existen muy pocas flores verdes porque este color no es llamativo para las abejas e insectos polinizadores, por eso la sabiduría de la naturaleza las evita.

Colores rojos. El rojo es pasión y fuerza, es señal de alarma y significa peligro. Asociamos el rojo al amor y a la pasión, también a la rabia, no es un color para usar solo, sobre todo si lo que queremos es una estancia tranquila y sosegada. Utilizar este color si lo que queremos es llamar la atención. Cuidado con los verdes profundos y el rojo.

Colores azules. El azul es poco común en las plantas de nuestro jardín, sus variantes son azul morado, azul gris y azul cielo. Es un color frío, su presencia hace crecer el jardín en profundidad. Color complicado de utilizar, las flores azules impresionan si se combinan con amarillos o dorados. Probablemente se usa este color para agrandar el jardín.

Colores amarillos. El amarillo nos recuerda la luz del sol, aprovechemos esto para colocarlos en lugares oscuros y sombrios para que proporcione alegria. Las tonalidades del amarillo van desde los cálidos como amarillo-naranja hasta los fríos como amarillo-verdoso. Las tonalidades amarillas combinan mal entre si. Los arriates amarillos son fáciles de crear por la inmensa variedad de flores de las que disponemos, pero mucho amarillo abruma, sobre todo con soles muy brillantes como los que tenemos en España. Habría que mezclar con blancos, verdes o naranjas.

Colores morados. Los morados son colores profundos, igualmente que el amarillo hay cálidos y fríos, Los morados intensos contrastan bien con flores naranja claro y amarillo dorado. El color morado es apacible y sensiblemente profundo. Los colores morados reflejan dolor, muy presente en la Semana Santa.

Lo que mejor funciona sin hacer tantas complicaciones, es elegir tres plantas que combinen bien durante una misma estación. Es decir, tres para primavera, tres para verano y tres para otoño.

El uso de los colores y las teorías para combinar se aplican en todo ámbito artístico como por ejemplo el arte floral, la arquitectura y el urbanismo, etc. Los colores impactan a la percepción del ser humano de todo lo que rodea.

Así que es posible combinar los colores en el jardín, dejándose guiar por la intención. También puedes considerar qué colores pueden atraer a las aves del jardín para complementar todo.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados