Cuando pensamos en los efectos del invierno sobre nuestras orquídeas, la primera preocupación que surge es en cuanto a los daños que puede ocasionar la caída de la temperatura. Con las temperaturas bajas, muchas orquídeas pueden interrumpir su crecimiento y su floración puede verse afectada.

Quizás también te pueda interesar: Cómo regar las orquídeas con cubos de hielo

No obstante, lo que muchas personas se olvidan es que el frío también puede ser beneficioso para algunas de ellas. Los géneros Cymbidium y Dendrobium, precisan someterse a un descenso de temperatura durante la temporada otoño/invierno para producir flores.

Contenido del artículo

Riego

Con las bajas temperaturas es natural que la planta pierda menos agua mediante la transpiración y que la evaporación del agua presente en el sustrato disminuya. Ambos factores cuando se combinan obligan al jardinero a tomar cuidados con los riegos.

No mantengas la misma frecuencia con la que regabas tus plantas en primavera/verano, pues podrías estar favoreciendo la proliferación de hongos y bacterias perjudiciales para las orquídeas.

Inactividad

No es regla general, pero muchas orquídeas entran en inactividad en invierno. Las temperaturas bajas hacen que las plantas reduzcan su metabolismo, lo que las lleva a interrumpir su crecimiento. En consecuencia, la necesidad de agua y nutrientes se vuelve bastante reducida en esta época del año.

Sin embargo, siempre es bueno saber que algunos géneros de orquídeas como el Cymbidium, florecen intensamente solo en invierno. En este caso, no debes reducir los riegos, ya que el proceso precisa agua y nutrientes.

Luz

Para que tus orquídeas se sientan cómodas, debes proveerle una buena cantidad de luz durante el invierno. Generalmente, las ventanas en el sur son ideales para ubicar las orquídeas durante esta temporada. No obstante, no debes olvidarte de protegerlas de la exposición solar directa por periodos muy largos, en especial en inviernos secos, dado que podrás hacer que la planta se queme y muera. Al recibir poca cantidad de luz, las hojas de la orquídea pueden tornarse amarillentas: si esto llegara a suceder, solo tendrás que reubicarla en un lugar en el que reciba mucha más iluminación.

Trasplante

El invierno es una de las mejores épocas del año para trasplantar las orquídeas. Al trasplantar una orquídea durante el invierno, no entorpecerás su ciclo vegetal ni su período de floración y, además, le estarás dando a la planta un sustrato nuevo que la revitalizará para la próxima temporada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí