A nivel particular, es un fruto que está presente en los jardines y huertos de muchas familias. Así que para sumarte a ello, habría que saber cómo cuidar los perales para que puedas empezar cuanto antes.

El peral es del género Pyrus y pertenece a la familia de las rosáceas. Las peras son de las frutas que más se consumen y es muy apreciadas por los consumidores, ya que son deliciosas y nutritivas. 

Cuidar-perales

Cuidados básicos del peral

Condiciones de Cultivo

El peral es un árbol que prefiere climas templados, más húmedos y fresco aunque con veranos más cálidos. Sin embargo, si queremos cultivarlo habría que tener en cuenta ciertos cuidados básicos del peral.

El peral es un árbol capaz de resistir heladas de hasta -20 °C en la época de reposo vegetativo. Pero si la helada se produce en primavera cuando está en plena floración, este no resistirá y morirá.

El suelo debe estar abonado con un abono orgánico hecho con una combinación de potasio, fósforo y estiércol. 

El drenaje es primordial para la supervivencia del peral , por lo que si se cultiva en un suelo franco con porosidad y permeabilidad baja, tendrá un déficit de agua aunque se riegue con frecuencia. 

Cultivar-peral

Por las características de sus raíces, lo ideal es plantar en suelos profundos con un pH básico de entre 6 o 7.

Una vez plantados los perales, habría que regar por primera vez unos 10 l de agua por cada planta. Después el riego debe ser regular, pero no excesivo, ya que son plantas muy sensibles tanto a la sequías como a los excesos de humedad.

Ahora bien, si el árbol ha experimentado irregularidades en la cantidad de agua, se obtendrán frutos más pequeños que los habituales.

Reproducción del peral

Reproducir los perales se puede hacer a partir de injerto de yemas que se tendrán que realizar en otoño. Estos injertos deben tener como patrones a los membrillos u otros perales para que puedan reproducirse de manera adecuada.

  • Es necesario que al hacer el injerto, se respete una distancia de entre 3 m entre cada árbol plantado para que los de más no invadan el espacio ni tengan competencia por los recursos.
  • Una vez que se ha colocado el injerto, es necesario que se recubra la base con mantillo orgánico para que ayude a su crecimiento. Este tipo de reproducción en los cultivos del peral, es mucho más rápido y eficaz.
Perales-cuidar

Recolección de los frutos

Para la recolección de los frutos habría que considerar los siguientes puntos:

  • Las peras no tienen que estar maduras para recogerlas, más bien en cuanto empiece a variar el color verde oscuro a claro. Es ahí cuando habría que recogerla. 
  • Otro indicador es que al recoger el fruto y retorcerlo, éste se desprende con mucha facilidad.

Mantenimiento del peral

Para el mantenimiento del peral tendremos que realizar podas. La poda inicial se lleva a cabo en árboles jóvenes. Esta poda se realiza cuando la altura del árbol alcanza los 80 cm. 

Es entonces cuando se debe despuntar para que favorezca el crecimiento de las dos ramas principales. Conforme las ramas principales se van desarrollando, se realizará la poda en los brotes de las ramas secundarias.

También se lleva acabo una poda de forma en aquellos árboles que ya tienen 2 o 3 años cuando finalice la cosecha. Esta poda favorece la salud de la planta y fortalece la próxima floración.

Polinización del frutal

Para su reproducción natural son necesarios los polinizadores, ya que no son completamente auto fértiles. El peral se poliniza con insectos a través de una polinización cruzada.

Aunque los perales tienen una tasa de formación muy abundante, los frutos que generan corresponden a menos del 20% de las flores.

La polinización más adecuada es la cruzada. Para ello debemos tener dos perales distintos pero que sean compatibles. La mayoría de las variedades de perales requiere un segundo ejemplar para poder polinizarse bien.

Plagas y enfermedades que podrían afectarlo

Las peras tienen menos problemas de insectos que otras frutas. Una de las razones es el néctar de sus flores no resulta tan atractivo para los insectos. Pero dentro de plagas y enfermedades que podrían afectarlo está el óxido de pera, la pudrición marrón y los ácaros de la ampolla de la hoja de pera.

Así que seguramente que con estos cuidados y mucho amor podrás lograr desarrollar perales de gran calidad. Ahora solo te falta conocer sus características y variedades de las peras para asegurar tu elección.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí