Elegir-caseta-de-jardín

Cómo elegir una caseta de jardín

Las casetas de jardín son elementos que responden a las necesidades inmediatas de espacio, permitiéndonos generar una habitación adicional sin complicaciones.

Debido a la gran variedad de tipos de construcción, materiales y tamaños, es importante tener una guía de compra para evaluar mejor y, con ello, elegir la caseta de jardín más adecuada en función de las necesidades.

Guía básica para seleccionar una caseta de jardín

He aquí un par de consejos para ayudarte en la tarea de elegir una caseta de jardín adecuada para que luzca como una pieza única en ese espacio verde.

Identificar las necesidades. Para elegir una caseta con las características adecuadas, es necesario identificar las necesidades que nos llevan a hacer la compra. Los destinos pueden ser, por ejemplo:

  • Un depósito de leña u otros materiales
  • Un espacio para el bricolaje
  • Un invernadero para plantas y flores
  • Un refugio para las herramientas de jardín, la bicicleta, etc.
  • Una casita equipada para que los niños jueguen

Obviamente estos cobertizos no tienen por que limitarse a un solo uso, puedes adquirir las casetas de jardín con múltiples usos, las cuales son un poco más espaciosas.

Capacidad. Una vez que tengas claro el destino, debes planificar en qué zona del jardín quieres colocarla. Además, es necesario saber las superficies de las casetas o cobertizos de jardín, ya que corresponden a una ocupación específica en el suelo.

  • La superficie general. Incluye la ocupación total de la caseta en el espacio con los voladizos del techo y la cumbrera.
  • La superficie exterior o dimensión exterior. Es la superficie exterior de la casa, es decir, las medidas tomadas de la fachada y los muros, pero sin el saliente del techo.
  • El área utilizable o dimensión interna. Indica el área utilizable dentro de la caseta.

Tipos de material. Los tipos de material con los que se fabrican las casetas de jardín pueden ser de madera, metal o resina.

  • Casetas metálicas. Son de metal galvanizado, lo que la hace muy resistentes y apenas con un poco de mantenimiento una vez que están montadas. Pero al ser ligeras, no se recomienda en zonas con fuertes vientos, ni cargadas de aire salino, ya que pueden oxidarse fácilmente.
  • Caseta de madera. Aportan una buena estética y rusticidad, por lo que pueden cumplir con un gran objetivo, el de ser un elemento decorativo. Este tipo de casetas pueden estar fabricadas con madera tratada para exteriores, o bien, sin tratar. Pero es preciso aplicar un protector de madera como barniz o lasur para su desempeño.
  • Caseta de resina. Este tipo de construcción de jardín es muy resistente a las inclemencias del tiempo, ya que no se oxidan, ni se estropean debido a los rayos UV. Incluso se destacan por su fácil mantenimiento y gran facilidad de montaje.
  • Casetas para niños. Las casetas para niños están hechas tanto de PVC como de madera, hay varios tipos y tamaños y, una amplia gama de equipamiento adicional. Es una excelente idea para que tu hijo o hija te acompañe. Sin duda será agradable elegir juntos el número de pisos, los muebles, el tobogán, las áreas de juego y los colores.

Consejos para su instalación

Mantenimiento-casetas-de-jardín
  • El montaje de las casetas es muy fácil, algunos modelos los puede hacer uno mismo y no requieren cimientos.
  • Los cobertizos de mayor tamaño requieren nivelarse con una base firme como hormigón para garantizar la estabilidad.
  • Es importante no dejar huecos o zonas oscuras para evitar proliferación de plagas y hongos, o bien, la caída accidental de elementos.
  • Además, convendría hacer una lista de los elementos a guardar para evitar perdidas o confusiones.

Estilos. Hay disponibles diferentes tipos de casetas de jardín. En particular, puedes elegir entre estos estilos:

  • Tradicional en madera en bruto
  • Contemporáneo con techo plano
  • Tipo chalet rústico noruego
  • Cabaña para un estilo Chalet

La caseta de jardín ideal deberá ubicarse en un lugar apartado de la vista, para no afectar la vegetación, pero accesible para que cumpla su cometido.

Esta amplia variedad de modelos y estilos te permite combinar el cobertizo con tu hogar. Sin embargo, recuerda que el estilo suele depender de los materiales de construcción.

Complementos para los cobertizos del jardín

No es necesario que nos limitemos solo a la instalación del techo y las paredes, las casetas de jardín gozan de la virtud de poder agregarle muchos complementos que optimicen su uso y funcionalidad. Veamos algunos de ellos:

Piso. Una vez que hayas elegido la superficie y el uso previsto de tu cobertizo o caseta de jardín, podrás decidir si quieres poner un suelo o no. De hecho, el cobertizo puede consistir solo en 4 paredes y un techo colocado directamente sobre el suelo, o bien, puede ser más sofisticado y descansar sobre una base o losa de hormigón.

El material de suelo preferido es la madera, pero puede ser PVC o polipropileno en cobertizos de jardín de PVC o resina. Se puede adquirir por separado y colocar directamente sobre el suelo o sobre una losa de hormigón. La última solución asegura aislamiento y protección adicional contra la humedad.

También se puede cubrir con parquet u otro tipo de suelo, colocado sobre un sustrato aislante, que protege contra la humedad ascendente.

Ventanas y puertas. El uso que se le de al espacio y los materiales que se van a almacenar, podrán orientar sobre el tipo de puerta y ventanas que necesitan, así como sus dimensiones.

Elección ventanas. Si solo se van a almacenar materiales, las ventanas son inútiles, ya que es más importante tener espacio en las paredes. Elegir un cobertizo de jardín con ventanas si se necesita luz natural y no se puede instalar un sistema de iluminación, si la caseta de jardín es un espacio habitable o un taller.

La configuración de la ventana puede ser: fija, si solo se usa para dejar entrar la luz, abierta, cuando el espacio es habitable, simple o doble, de pequeña o gran superficie/apertura, con bisagras o corredizas, si es necesario para optimizar el espacio.

Elección de la puerta. Si se necesita almacenar materiales voluminosos, elegir una puerta doble. Las puertas y ventanas corredizas pueden ahorrar espacio. Una puerta con bisagras necesita espacio para abrirse y puede golpearse con el viento. La puerta puede ser acristalada y equipada con una manija.

Techo. El modelo de techo no es un factor que se deba tomar a la ligera. Hay varias configuraciones como son:

  • Solapa única (techo a un agua)
  • Solapa doble (techo a dos aguas)
  • Tejado plano (techo sin pendiente)

El material del techo puede variar de un cobertizo a otro según el tipo de estructura. El fieltro bituminoso plano está indicado en el caso de paneles de madera impermeables, tejas que se asemejan a tejas planas y también se colocan sobre paneles o vigas impermeables tipo OSB.

Las láminas de betún se asemejan a las tejas romanas y se pueden utilizar para estructuras más ligeras, ya que son rígidas. El metal corrugado se usa para galpones del mismo material. Es una cubierta ruidosa en caso de lluvia y, por lo tanto, no se recomienda para casetas de jardín habitables.

Tipos de cobertura y exposición. Siempre es una buena idea elegir el tipo de cubierta en función de la exposición del cobertizo. Si el área es húmeda, habría que evitar los materiales metálicos y optar por las láminas bituminosas. Y si está expuesta a los vientos, es preciso pegar bien las tejas.

Si estás en pro de la ecología, puedes optar por modelos con techo cubierto de vegetación (techo verde). En el caso de grandes casetas de jardín, considera instalar un canalón e incluso, un sistema de recuperación de agua de lluvia.

Con esta guía básica podrás elegir la caseta de jardín ideal, ya que será de gran ayuda. Solo asegúrate de que no existe ningún requisito al momento de instalarla. No está de más saber como construir una caseta de jardín paso a paso para ir a la segura.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados