Los suelos arcillosos pueden causar varios problemas a las plantas, ya que tienden a compactarse mucho, lo que dificulta que la tierra absorba el agua, ya que se queda en la superficie durante mucho tiempo. 

Sin embargo, este tipo de suelos pueden mejorarse añadiendo sustratos de calidad de manera que el jardín crezca y se desarrolle sin dificultad. Así que es momento de tomar estos consejos para modificar los suelos arcillosos.

Modificar-suelos-arcillosos

Características del suelo arcilloso

El suelo arcilloso es un tipo de suelo que presenta grandes cantidades de arcilla, pero a su vez contiene arena y barro en proporciones más pequeñas. La arcilla no es otra cosa que es un conjunto de partículas minerales que tienen un tamaño inferior a 0,001 de diámetro.

Las principales características son:

  • Es muy compacta y se vuelve aún más en temporada de sequía, hasta el grado de que puede llegar a agrietarse fácilmente.
  • El color de la tierra es marrón y se torna más clara cuando se profundiza.
  • Tiene cierta cantidad de nutrientes, pero al ser tan pesada, las plantas les cuesta trabajo absorberlos del todo. Incluso la cal bloquea el manganeso y el hierro, por lo que no se aconseja plantar especies acidófilas en estos suelos.

Diferencias entre suelo arcilloso y suelo alcalino

Suelo-arciloso

Un suelo alcalino es un suelo arcilloso que tiene un pH elevado, superior a 9.

El pH es el potencial de hidrógeno, siendo una medida que nos indica cuán ácida o alcalina es una sustancia.

Estas tierras tienen una baja capacidad de infiltrar el agua y es una estructura densa. A menudo tiene una capa calcárea compacta de una profundidad de 0,5 a 1 m.

Por si fuera poco, habría que estar conscientes que todos los suelos alcalinos son básicos, ya que tienen un pH superior a 7,5, pero no todos los suelos básicos son alcalinos.

Y es que para que un suelo básico sea alcalino, debe tener una gran concentración de carbonato de sodio, el cual ayuda a expandir la arcilla una vez que está húmedo.

Métodos para mejorar los suelos arcillosos

Aunque pareciera una tarea imposible, el corregir una tierra arcillosa para poder cultivar en ella, no es nada difícil. Lo que sí, es que podría llevar semanas y hasta meses, pero al final el resultado valdrá la pena.

ustrato-viejo-suelo-arcilloso
  • Reutilizar el sustrato viejo. Una opción para mejorar los suelos arcillosos, es la de echar al jardín todo el sustrato que has utilizado, así como compost. Por ejemplo, si has cambiado el sustrato de una planta que tenías en maceta, puedes agregar el viejo al jardín.

Seguramente te llevará más tiempo, pero el resultado al final es el mismo, ya que la lluvia reblandece la tierra y, por ende, el sustrato utilizado se termina mezclando con la arcilla.

  • Mezclar perlita y abono. Modificar las características de este tipo de suelo es muy sencillo. Primero es pasar el motocultor por el jardín para poder regularizar el terreno y que este pueda facilitar el siguiente paso.

Cuanto más desmenuzada este la tierra, más fácil resultará mezclarla con abono.

Abono-suelo-arcilloso

Una vez que se logre la labor, colocar por la superficie una capa gruesa aproximadamente unos 20 cm de abono orgánico como estiércol de caballo, humus de lombriz y perlita.

Vuelve a pasar el motocultor o rastrillo para mezclar la tierra arcillosa. Con está técnica, las plantas van a poder crecer y desarrollarse sin ningún problema.

  • Hacer un agujero de plantación grande y rellenar con tierra buena. Este método es más rápido pero solo es en cierto tipo de plantas.

Tan solo habría que cavar un agujero grande de 1 × 1 m y rellenarlo con sustrato de calidad. Al momento de plantar árboles ornamentales, se aconseja mezclar sustrato universal con 30% de perlita o similar, ya que de este modo podrás asegurar que van a poder enraizar con facilidad.

Agujero-suelo-arcilloso

En el caso específico de las plantas acidófilas como las azaleas, las camelias, las gardenias o los arces, se deberá realizar un agujero de 2 m² como mínimo para rellenarlo con sustrato ácido para evitar que presenten síntomas del clorosis férrica.

Consejos

  • El aporte de abono orgánico distinto. Primero colocar estiércol de caballo, luego el de gallina, posteriormente humus de lombriz y guano. El ir usando cada vez uno, se podrá lograr la riqueza de nutrientes en el suelo y la capacidad de absorber el agua mejorará.
  • No usar productos fitosanitarios químicos. Este tipo de productos pueden causar daños serios a la flora y a la fauna, así como en la tierra.
  • Dejar los restos de poda y hojas caídas en la superficie del suelo para que se vayan descomponiendo. Esto no es otra cosa que un abono natural para la tierra que será excelente para las plantas nuevas que quieran plantar en el jardín.

Ahora solo falta que te decidas por alguno de estos métodos para que puedas modificar el suelo arcilloso y hacer que tus plantas prosperen de manera correcta. Sin embargo, no está de más conocer los tipos de suelos en el jardín para saber más a fondo sus características.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí