Durante las vacaciones, a menudo pasa que las plantas no reciben la misma atención, por lo que pueden enfermar, ya que no reciben suficiente luz, agua o tiene la presencia de una plaga. Así que año tras año se repite la historia.

Sin embargo, aunque pienses que esto ya no tiene remedio, pues estás muy equivocado, ya que con un par de consejos podrás salvar a tus plantas tras el verano ¡Presta atención!

Salvar-las-plantas-verano

Paso a paso para revivir una planta

Para poder revivir una planta, tendríamos que considerar lo siguiente:

Una planta expuesta a una deshidratación severa puede llegar a perder en cierta medida la capacidad de afrontar varias veces la misma situación. 

Así que antes de salir de vacaciones, no está de más saber cómo planificar la hidratación en tú ausencia. Ahora habrá que seguir el paso a paso para salvar las plantas.

Algunas plantas tan solo van a requerir un paso. Sin embargo, otras requerirán todo el proceso.

  • Elimina tallos y flores marchitas. El punto de partida para revivir o salvar una planta seca independientemente cuanta sed haya pasado, es eliminar las partes muertas. 
Eliminar-tallos-salvar-plantas

Sino se quitan va a generar un esfuerzo, al enviarles salvia y nutrientes y, por ende, un desgaste en el que una planta sana no es crítico, pero no puede afrontar una planta deshidratada todo ello.

Eliminar los tallos y las flores secas para ahorrar energía en su rehidratación, es una labor crucial.

  • Evaluar por qué está seca. A simple vista puede parecer sencilla esta respuesta, ya que supone es la falta de agua. Pero esto no está fácil, ya que para poder salvar una planta hay que considerar ciertos aspectos.

Por ejemplo, si a la falta de hidratación se le ha unido un exceso de exposición solar. Este factor obligará que una vez que se complete la misión, se cambie la ubicación.

Incluso si es una planta de verano que precisa estar a pleno sol, es necesario rehidratarla antes de volverla a exponer a temperaturas elevadas. Así que es ideal buscarle un sitio en el que reciba luminosidad pero no sol directo.

Planta-seca-salvar

Este no es el único escenario que se puede evaluar para salvar una planta.

La falta de riego no solo debilita la planta, sino que también la convierte en objetivo de distintas plagas. 

Por ello, antes de volver a hidratarla, hay que pasarla a una revisión. Eliminar las plagas deberá convertirse en el objetivo a prioridad si quieres que la misión sea un éxito.

  • Volver a hidratar a conciencia. Ten en cuenta que no consiste en encharcar la planta, ya que esto no le va bien. 

En realidad, habría que ser mucho más conscientes para facilitar que la planta vuelva a tener el grado de humedad que demanda de manera eficaz.

Para empezar, es primordial eliminar la capa superficial de tierra. El motivo es que la deshidratación apelmaza más al sustrato, impidiendo el del paso de agua. 

Hidratar-salvar-plantas

Para llevar a cabo esta tarea, habría que ser cuidadosos y no dañar la planta en el transcurso.

Concluida la tarea, habría que sacar ese pellón de la planta de la maceta, o bien, si es una planta que está directamente en el suelo, habría que tener cuidado de sacarla sin dañar las raíces.

Con la planta libre, sumergirla en agua templada durante 10 minutos. La temperatura es importante, ya que penetra mejor al sustrato. 

Transcurrido el tiempo, dejar escurrir el exceso de riego antes de volver a ubicarla en su lugar original.

  • Plantar en una maceta más grande. La rehidratación suele surgir los primeros efectos en un plazo corto. Sin embargo, en ocasiones la planta ha pasado más de la cuenta y puede requerir más tareas para reaccionar.

Así que lo ideal es trasplantar la planta a una maceta más grande con sustrato nuevo.

Las nuevas dimensiones van a permitir que las raíces crezcan. Algo fundamental para que la planta rebrote, ya que la parte de las hojas y el tallo es únicamente la manifestación de unas raíces sanas.

Incorpora nuevo sustrato para aportar los nutrientes necesarios para salvar la planta.

  • Hidratar las hojas. En ocasiones, incluso llevando a cabo todos los pasos que acabamos de mencionar, la planta no acaba de reaccionar. 

En muchas ocasiones se debe a otro aspecto más a tener en cuenta. La sequedad ambiental es un factor propio de los meses de verano que puede traer la presencia de plagas.

Por eso y antes de continuar hidratándola, es preciso hacer una exhaustiva revisión. En este caso, al detectar alguno, la prioridad es eliminar las plagas que pueda tener la planta usando insecticidas específicos.

Si la planta no tiene presencia de insectos, se puede continuar rehidratándose. Las plantas tolerantes a la sequía y que admitan este tipo de técnica, bastará con pulverizar agua sobre las hojas

Pulverizar-plantas-salvar

Para plantas que demandan una buena humedad ambiental, habrá que ir un paso más allá. Con esto nos referimos a crear una especie de invernadero para hidratar las hojas.

Bastará con colocar unas bolsas por encima de la planta después de regarla. Eso si siempre alejándola del sol, ya que el efecto del calor puede dañarla severamente.

Tras cumplir estos pasos, ya podrás salvar la planta tras el verano. La ideal de todo ello, es jamás rendirse y pensar que se ha perdido la batalla. Sin embargo, no está demás conocer los errores comunes en el cultivo de hierbas aromáticas para estar prevenidos ante cualquier situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí