A las personas sensibles, la posibilidad de que haya plantas venenosas en su jardín es solo una cuestión de interés botánico; no obstante, para los niños y los animales domésticos, curiosos y destructivos, las consecuencias podrían ser fatales. De modo que, si deseas evitar problemas, lo mejor será no cultivar plantas peligrosas, o bien, mantenerlas fuera de su alcance.

Protege a tu familia y animales de las plantas venenosas

hortensia-rosa

Una buena idea, consiste en no permitirle al niño que coma las bayas de una planta de interior, aunque parezcan inofensivas, porque esto puede alentarle a repetir lo mismo en otras plantas que realmente son peligrosas. El Solanum capsicastrum posee bayas de color naranja y rojo brillante que invitan a consumirlas, pero, infelizmente, son venenosas y pueden provocar vómitos, náuseas, mareos y otros síntomas desagradables. La hierba mora mortal y otras especies de la misma familia son más dañinas e incluso pueden ser letales.

Savia peligrosa

dieffenbachia

Muchas plantas contienen una savia venenosa dentro de los tallos, de modo que deberás tener mucho cuidado si estás manipulando alguna de ellas, especialmente cuando desees prepararlas. Incluso, la hiedra común cuenta con hojas que tienen un efecto purgativo desagradable cuando se consumen en dosis pequeñas, mientras que en cantidades grandes o más puede generar una sobreestimulación, problemas para respirar e incluso coma. Sus bayas son tóxicas, aunque raramente surgen en las plantas de cultivo interior.

Las hermosas hojas verdes y blancas de la Dieffenbachia poseen una savia irritante, por lo que si una persona la masticara podría sufrir una inflamación grave en la lengua y tendrá problemas para comer, beber y hablar. Los efectos son dolorosos y duran varios días.

Por otro lado, la Poinsenttia como todas las Euphorbias, guardan en sus hojas y tallos una savia dañina que, si entra en contacto con la piel, no solo provocará irritación sino también ampollas. Además, si te llevas la mano a la boca, podrás sufrir trastornos intestinales, gastroenteritis, delirios y vómitos.

La savia del Caladio posee efectos similares a la Poinsenttia, mientras que la Hortensia, difícilmente tiene una mala reputación, porque bien sabemos que los orientales la utilizaban como infusión. Sin embargo, sus brotes pueden causar diarrea, gastroenteritis y náuseas.

Nombres tramposos

adelfa

La Adelfa es una planta de enorme belleza, pero no debes dejarte engañar por su apariencia, dado que es mortífera. Mucha gente suele confundirla con el laurel y la utiliza para cocinar, obteniendo resultados desastrosos. El veneno de esta planta actúa rápidamente y, en pocas horas, puede provocar somnolencia, vértigos, dolores de estómago, gastroenteritis, vómitos, problemas para respirar, debilitamiento, aceleración del ritmo cardíaco, coma y la muerte en tan solo 24 horas.

Por otra parte, el Ricino también es venenoso y sus semillas pueden provocar la muerte de quien las ingiera. Los primeros síntomas son diarrea, dolor de estómago, gastroenteritis y debilitamiento del corazón.

¿Cuándo acudir a un médico?

plantas venenosas medico

Si sospechas que ha habido envenenamiento, llama al médico de inmediato y, si no lo encuentras, no pierdas tiempo, ponte en contacto con el departamento de accidentes del hospital y solicita consejo profesional. La mayoría de los hospitales pueden aconsejarte que hacer en estos casos. Dile al médico qué plantas venenosas has manipulado o coge un trozo de las mismas cuando vayas al médico u hospital para que las identifiques como, así también, su veneno.

Si te ha gustado esta información sobre plantas venenosas, deja tu comentario.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta